Vida profesional

Los médicos crean un registro de objeción de conciencia

Málaga, Zaragoza y Valladolid ya lo tienen en marcha

Los médicos crean un registro de objeción de conciencia
Los médicos crean un registro de objeción de conciencia

Los conflictos de intereses entre los médicos y la sociedad están al orden del día, por ese motivo la Asamblea del Consejo General de Colegios Oficiales Médicos (CGCOM) ha decidido aprobar la puesta en marcha de un registro de objeción de conciencia para aquellos facultativos que deseen proteger de algún modo sus creencias y valores. "Cada colegio profesional contará con plena autonomía para desarrollarlo", asegura el presidente de la CGCOM, Juan José Rodríguez Sendín, aunque señala tres principios básicos que deberán regir.

"En primer lugar, debe ser un registro confidencial y donde esté garantizado el principio deontológico", afirma Rodríguez Sendín. La organización profesional tendrá que poner todos los medios a su disposición para comprobar que el médico que decide apuntarse en este listado no responde a intereses partidistas ajenos a su ética, sino que a convicciones morales.

"En segundo lugar, el nuevo listado será de carácter voluntario y por último, garantizará, en aquellas ocasiones en las que el médico lo precise, la comparecencia del Colegio para certificar que dicho profesional es objetor".

La medida, ratificada recientemente por la Asamblea, se ha implantado ya en varios colegios profesionales. Málaga, Zaragoza y Valladolid han sido los primeros en presentar dicho registro.

Para el máximo responsable de los médicos en España, "la nueva medida no es excluyente a que alguien no lo quiera hacer ni tampoco excluye el hecho de que tengas que avisar de tu condición a tu jefe de servicio o que exista una objeción sobrevenida". Puede darse el caso de que un facultativo no hubiese mencionado una determinada objeción porque ni siquiera la contemplaba, y que luego, ante un momento especial, tenga que tomar una decisión. "Esto también puede ocurrir porque la vida cambia mucho", advierte Rodríguez Sendín.

La regulación

La iniciativa, persigue, además, otro objetivo: la regulación por parte del Gobierno. "Nosotros queremos que se regulen las condiciones de la objeción. No puede ser que el derecho de un médico entré en conflicto con la prestación de un servicio y no existan ni las más mínimas normas".

El presidente de los médicos españoles asegura que "el debate no puede surgir cuando tengamos el problema", como ocurrió con la activista saharaui Haidar en huelga de hambre y cita conflictos de intereses en asuntos tan habituales como cuando un juez reclama a los profesionales de la sanidad cierta información clínica de un procesado.

"Se debe saber cuál es la manera de objetar y no dar tanta importancia al qué. Alguna regulación tiene que existir" admite Rodríguez Sendín. Desde su punto de vista, resulta complicado regular todos estos aspectos porque surgen las pasiones, pero señala que es necesario, como ha ocurrido en el tema del aborto, "para gustos de algunos y disgustos de otros, pero ahí está" precisa.

Entre las causas que pueden motivar la objeción de conciencia de los médicos destacan la interrupción del embarazo, la contracepción, las terapias con células madres embrionarias, la eutanasia, el rechazo y demanda de tratamientos así como alimentación forzada de reclusos en huelga de hambre, entre otras. El médico, no obstante, no se le exime de prestar atención si fuera necesario en caso de urgencia.

Código deontológico

El médico no discriminará por edad, raza, ideología o religión del paciente.

No a la doble moral. El objetor asalariado no puede practicar la acción objetada por cuenta propia.

Ser objetor no exime al médico de prestar cualquier otra atención, sobre todo en caso de urgencia.