El impacto político

El FMI urge a una rebaja global de déficit y deuda

Sin ajuste, preveía el peor déficit del mundo para España en 2015

En muchos países, el ajuste fiscal va a requerir esfuerzos significativos y, a veces sin precedentes". Con este augurio introduce Dominique Strauss- Kahn, director gerente del FMI, un informe sobre la situación fiscal que se presentó el viernes y cuyas conclusiones urgen a una respuesta resolutiva por parte de las economías desarrolladas para rebajar sus déficits y deuda. "Si la deuda pública no se rebaja a niveles precrisis, el potencial de crecimiento en las economías avanzadas se reducirá un 0,5% anual, un porcentaje muy elevado cuando se acumula varios años".

El estudio, que se cerró antes de que el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero anunciara sus medidas de ajuste y por lo tanto no las toma en cuenta, proyectaba un déficit para España en 2015 del 7,7%, el más alto de los países desarrollados. Sólo Japón, con un 7,3% de déficit se acercaría a España. En cinco años y a falta de medidas, EE UU, una nación fuertemente endeudada y con un fuerte desfase en sus cuentas públicas federales y estatales, registrará un déficit del 6,5%.

Carlo Cottarelli, director de asuntos fiscales del Fondo, reiteró el viernes durante la presentación de este informe que las medidas adoptadas en España "van en la dirección adecuada" y aunque reconoció que existe el temor "de que el ajuste fiscal ahogue el crecimiento" porque se rebaje el consumo, eso no debe ocurrir si las medidas tomadas son creíbles. La teoría que maneja Cottarelli es que un ajuste creíble puede permitir que los tipos de interés no se disparen y generar menos volatilidad.

Adicionalmente, este experto señaló que es muy importante el momento en el que se produce el ajuste. "No hay nada de malo en expandir la política fiscal cuando hay que estimular el crecimiento y retirarla cuando se está al alza". "El Ajuste no será fácil pero hemos visto a países que lo han hecho sin acabar con el crecimiento".

Con todo, Cottarelli se mantuvo todo el tiempo en un plano teórico sin entrar a valorar el plan español debido a que esta semana ha empezado el examen anual de la economía española (conocido como Artículo IV), lo que obliga a un periodo de silencio.

La deuda en los países en desarrollo va a aumentar hasta representar el 110% del PIB en 2015 cuando en 2007, antes de que explotara la crisis, era del 73%. Las previsiones de este organismo internacional apuntan a que para que el nivel de deuda descienda hasta el 60% del PIB en 2030 en las economías avanzadas, el déficit fiscal debería mejorar en 8,7 puntos porcentuales.

Cottarelli dijo que parte del ajuste pasa por reducir los gastos en pensiones (simplemente aumentando en dos años la edad de jubilación), y recortar los gastos sanitarios. Además sugiere recortes en salarios públicos, gasto social, subsidios a los combustibles y menos gasto militar. Además de una decidida lucha contra la evasión fiscal, el FMI apuntó que hay impuestos indirectos que podrían ajustarse al alza.