En caso de fusiones

La Generalitat Valenciana insiste en conservar la sede de todas las cajas regionales

El consejero de Economía de la Generalitat Valenciana, Gerardo Camps, insistió el viernes en la voluntad del Gobierno autonómico de no perder la sede de ninguna de las tres cajas de ahorros regionales, en referencia a los movimientos de los últimos días en Caja Mediterráneo (CAM). Esta busca a la desesperada una salida a la exigencia del Banco de España de que se fusione antes de que acabe junio.

Camps se ha mostrado desde hace algo más de un año favorable a que las dos grandes cajas valencianas, Bancaja y CAM, se unan antes de que participen en un proceso con entidades de otro territorio que les diluya. "En todo caso, en un proceso de fusión deben primar los criterios económicos sobre los políticos", matizó el consejero. La Generalitat ha hecho tímidos movimientos ante la situación de CAM. Participó en las negociaciones con Cajamurcia y, al frustrarse, intentó que se reactivara su vieja aspiración de unirla con Bancaja, propiciando una reunión entre ambas.