Dado que conocen el contexto

Chaves cree que los sindicatos serán responsables y tendrán en cuenta el interés general

El vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, ha considerado hoy que los sindicatos adoptarán posiciones "responsables" ante las medidas de ajuste presentadas por José Luis Rodríguez Zapatero para reducir el déficit, ya que conocen el contexto en el que se han planteado y tendrán en cuenta el interés general del país.

Así lo ha indicado, en declaraciones a los medios de comunicación en Zaragoza, después de firmar un convenio con la Fundación Giménez Abad, al ser preguntado por la posibilidad de que los sindicatos convoquen movilizaciones o incluso una huelga general.

"Las medidas requieren un esfuerzo nacional importante por parte de todos", son medidas "duras" y también afectan a los funcionarios, ha dicho el también ministro de Política Territorial, quien se ha mostrado convencido de que los sindicatos "adoptarán posiciones responsables de defensa de los intereses de los trabajadores, pero teniendo en cuenta el interés general del país", ya que "conocen perfectamente el contexto en el que se han situado estas medidas".

No obstante, ha hecho hincapié en que el Gobierno será respetuoso con las decisiones y actitudes que adopten los sindicatos.

A su juicio, el plan presentado por el presidente del Gobierno es "totalmente socialista", porque "lo más socialista que se puede hacer en estos momentos es sacar a este país de la crisis", mientras otros "están pensando en la crisis, simplemente, para sacar votos".

"Nosotros, cuando pensamos en la crisis, pensamos en España, pensamos en el país y adoptamos las medidas con absoluta responsabilidad para salir de la crisis y consolidar la recuperación económica", ya que es "el principal problema" que tiene España y los ciudadanos españoles, los trabajadores, los pensionistas y los funcionarios, ha agregado.

Respecto a la petición del PP de eliminar ciertos ministerios, Chaves ha insistido en que la estructuración del Ejecutivo es una facultad que otorga la Constitución al presidente y Zapatero "lo ha hecho como ha considerado necesario, en función de los objetivos y de las prioridades".

En este sentido, ha agregado que el PP cuando gobierne, si es que llega a gobernar, podrá hacer con la estructura del Gobierno lo que ellos crean necesario, aunque ha hecho alusión a "la doble moral del PP", teniendo en cuenta que "plantea siempre la reducción de altos cargos pero en las comunidades donde gobiernan no sólo no reducen los altos cargos sino todo lo contrario, los han aumentado en los últimos años".

Otra de las cuestiones a la que se ha referido es a la posibilidad de incrementar la presión fiscal sobre las rentas más altas y ha negado la existencia de contradicciones entre él y la vicepresidenta Elena Salgado.

"El presidente señaló ayer que él no descartaba que se pudieran tomar una serie de medidas y que en el esfuerzo nacional que se requería de todos tenía que ser más intenso para aquellos que más tienen, y esa es la base de las declaraciones de la vicepresidenta y las mías", ha explicado.

No obstante, ha hecho hincapié en que el ministerio de Salgado es el que tiene la competencia de adoptar las medidas fiscales que se puedan considerar necesarias, por lo que "es evidente que si ella ha dicho que no están encima de la mesa, pero se pueden estudiar en el futuro, evidentemente ella es la que ha dicho lo que va a ser".