Un rescate sin precedentes

Ésa es la respuesta de los mercados a lo que es una acción política. Hoy, por fin, se ha apretado el botón nuclear. Se compra la deuda que nadie quiere, se dota un paquete de rescate monstruoso (del 8 por ciento del tamaño de toda la economía europea).