Acuerdo del Ecofin

La UE pacta un fondo de 750.000 millones de euros contra la especulación

La Unión Europea defenderá su estabilidad económica con un arsenal de 750.000 millones de euros, según el acuerdo alcanzado hoy, a las 2:12 horas de la madrugada del lunes, por los ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin).

La ministra Elena Salgado junto al comisionado de Asuntos Monetarios de Europa, el finlandés Olli Rehn, en una rueda de prensa al concluir una reunión del Consejo Extraordinario Ecofin en Bruselas (Bélgica).
La ministra Elena Salgado junto al comisionado de Asuntos Monetarios de Europa, el finlandés Olli Rehn, en una rueda de prensa al concluir una reunión del Consejo Extraordinario Ecofin en Bruselas (Bélgica).

El compromiso, logrado tras más de 11 horas de negociación, llegó poco después de que abrieran los primeros mercados en Asia, pero a tiempo para que la noticia llegara antes de la apertura de los mercados europeos y estadounidenses.

El acuerdo incluye un fondo de estabilización de la CE valorado en 60.000 millones de euros, disponible para los 27 países de la UE; y un fondo específico de la zona euro con unos recursos de hasta 440.000 millones de euros. Europa cuenta además con una aportación del Fondo Monetario Internacional equivalente a la mitad de lo aportado por la zona euro, es decir, hasta 250.000 millones de euros. Las cifras se suman a los 110.000 millones de euros aprobados ya para rescatar a Grecia, por lo que la factura de la crisis de la deuda soberana asciende de momento a 860.000 millones de euros.

"Ha sido un Ecofin muy importante", señaló al término de la reunión Elena Salgado, vicepresidenta económica del Gobierno español y presidenta semestral del Consejo de ministros de la UE. "El objetivo era poner en marcha un mecanismo de estabilidad para Europa y, muy en particular, para la zona euro", añadió Salgado.

Las primeras respuestas de los mercados fueron positivas, incluso antes de que se cerrara el acuerdo definitivo. El euro subió un 1,2% en los mercados asiáticos hasta los 1,2904 dólares, según informó la agencia Bloomberg. La misma agencia también atribuyó al inminente acuerdo europeo la primera subida en cinco días en el precio del petróleo, que se situó en 76,49 dólares el barril para las entregas de junio, es decir, un 1,8% más que el precio de cierre del viernes.

Pero las negociaciones en Bruselas fueron mucho más tortuosas y complicadas de lo que esas primeras reacciones pueden sugerir. De entrada, la reunión extraordinaria de ministros arrancó con la inesperada ausencia del titular alemán, Wolfgan Schauble, que tuvo que ser hospitalizado nada más llegar a la capital comunitaria. Berlín envió sobre la marcha al ministro de Interior.

A partir de ahí, Alemania sería la gran protagonista de toda la reunión por sus reticencias a dotar a la zona euro de un mecanismo permanente de rescate financiado mediante avales de los socios de la unión monetaria. Berlín, como hizo en el caso del rescate de Grecia, impuso la participación del FMI.

El endurecimiento del ajuste presupuestario en la zona euro fue el otro gran requisito de Alemania. España anunció minutos antes de la reunión que recortará un 0,5% más de lo previsto el déficit durante este año, hasta dejarlo en el 9,3%. Y el año que viene, otro 1% adicional, para dejar los números rojos en el 6,5%. En total, un recorte añadido de 15.000 millones de euros, lo que obligará al gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero a un plan de austeridad más tajante de lo esperado.

España y Portugal

El acuerdo alcanzado en Bruselas "da la bienvenida" a esos compromisos del Gobierno español, así como a los anunciado por el Gobierno de Portugal. Ambos países deberán concretar sus recortes antes de la reunión del Ecofin del próximo 18. La delegación española intentó poner un tono positivo a esa referencia en el documento a los plantes de saneamiento de los dos países. Pero su inclusión, forzada por los países más reacios a facilitar ayudas, puede ser percibida como una señal clara de que los mercados han señalado a España y Portugal como los socios de la zona euro con más probabilidades de tener que solicitar en primer lugar la activación de los nuevos fondos.

Tanto el fondo comunitario (60.000 milllones) como el de la zona euro (440.000 millones) sólo se podrán activar en conjunción con el Fondo Monetario Internacional, otra condición exigida por Berlín para garantizar que las ayudas sólo se concedan a cambio de planes de austeridad tan exigentes como el impuesto a Grecia.