Y aprovechar el mecanismo de ayuda

Papandréu advierte que Grecia necesita profundos cambios para la superar crisis

El primer ministro griego, Yorgos Papandréu, declaró hoy que Grecia necesita profundos cambios para salir de la crisis y aprovechar el mecanismo de ayuda europea y del Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Primero había que salvar el país para poder cambiarlo", dijo Papandréu a la prensa, tras una reunión de dos horas con los líderes de la oposición conservadora para informarles de la situación económica nacional, en un encuentro moderado por el presidente, Carolos Papulias.

"Hay que dejar atrás la Grecia del pasado, la de la injusticia, la de la falta de transparencia y la de falta de credibilidad", añadió el primer ministro. Respecto al problema de la corrupción, Papulias comentó, ya antes de la reunión, que es necesario que "haya una catarsis, que se levante la inmunidad parlamentaria, que se examine la financiación de los partidos y se introduzca un nuevo sistema de declaración de bienes para los políticos".

Grecia ha sido afectada por múltiples escándalos financieros en los que aparecen implicados políticos del anterior Gobierno conservador.

Por su parte, el ministro de Finanzas, Yorgos Papaconstantínu, informó a los líderes políticos sobre el paquete de rescate a Grecia aprobado el viernes por Bruselas y sobre la reunión urgente anoche de ministros de Economía y Finanzas de la UE donde se aprobaron 500.000 millones de euros de asistencia a los países de la eurozona.

A la reunión sólo asistieron de hoy en Atenas los líderes de los partidos parlamentarios de la oposición conservadora de "Nueva Democracia" y el ultraderechista "Laos".

Los partidos de izquierda, el comunista (KKE) y la Coalición de la Izquierda y del Progreso (Syriza) rechazaron la invitación por celebrarse después de que el Gobierno aprobará estrictas medidas de austeridad para ahorrar 30.000 millones de euros hasta 2012.

Esta era la condición previa para que Atenas recibiera al paquete de ayuda de 110.000 millones de euros concedido por el Eurogrupo y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para evitar la bancarrota.