Secretos de despacho

Austeridad funcional en Areas

Pedro Fontana cambia el BBVA por el sentido práctico de la firma de restauración.

Después de muchos años en el sector financiero, Pedro Fontana ha pasado a un sector menos convulso. Areas se dedica a las concesiones de restauración, distribución comercial y servicios integrales al viajero, especialmente en aeropuertos y autopistas. Fontana es desde hace meses presidente de la comisión ejecutiva de la compañía, que desarrolla marcas tan conocidas como Medas, Ars, Café Café o La Pausa.

Una de las mayores satisfacciones para el directivo ha sido volver a divisar desde su despacho de la Diagonal el característico edificio de la antigua Banca Catalana (ahora sede de Planeta), donde pasó una de las etapas más destacadas de su dilatado currículum. Inició su relación con el entonces Banco de Bilbao como analista en 1976. Tras su paso por el Banco de Comercio y Banca Mas Sardá, inició un paréntesis de seis años en NH Hoteles, el comité organizador de los Juegos Olímpicos y Turismo de Barcelona. A partir de 1994 volvió al redil del grupo BBVA, primero como presidente de Banca Catalana.

"He ganado en calidad de vida, centrándome ahora en un sector muy diferente y divertido. Ahora tengo menos presión porque desempeño unas funciones no tan ejecutivas", asegura Fontana. El despacho que ocupaba en la sede del BBVA de la plaza de Catalunya en Barcelona era "el típico de entidad bancaria, que necesita de una decoración concreta, con cocina incluida y otros servicios en la misma planta para recibir a clientes. En cambio, aquí tenemos negocio, servicio e industria. No tengo que impresionar a nadie". Efectivamente, las nuevas oficinas de Areas exhiben un carácter meramente funcional. "Necesito una mesa, un ordenador y un teléfono. Soy yo el que va a ver a los clientes y proveedores fuera del despacho. En cambio, lo que sí es importante es que si te invito a desayunar, la comida sea de calidad, porque ahora soy restaurador".

Pedro Fontana no pidió una decoración especial para su despacho. Hasta tal punto que "me colocaron los mismos muebles que estaban guardados desde la época de Francesc Homs en la presidencia de la empresa". Esto quiere decir que las mesas y sillas que utiliza han dormido en un desván durante nueve años, porque Homs dejó el cargo en 2001. "Es que estamos en una casa muy austera", argumenta Fontana. "El negocio de Areas es de mucho volumen y poco margen, y esto se refleja también en las oficinas". Con todo, el directivo se muestra satisfecho de su despacho. "Es que realmente no necesito más".

Fontana va a trabajar en coche durante el invierno y caminando en verano. A las nueve de la mañana ya está delante de su mesa y se va muy tarde por la noche. Esto, los días que pasa en su oficina, que no son muchos. "Estoy fuera mucho tiempo, porque además ahora tengo otro despacho en Esade", destaca. Efectivamente, hay que volver a hablar otra vez de su currículum.

Tiempo de adaptación

Además de los temas profesionales, Pedro Fontana cuenta con inquietudes académicas e institucionales. Así, compagina la presidencia de Areas con la misma responsabilidad en el patronato de la Fundación Esade. "Utilizo estas oficinas poco tiempo, porque entre Esade, Fira de Barcelona e Indukern (compañía farmacéutica de la que es consejero) estoy conectado a través del correo electrónico".

Después de 20 años con la misma secretaria, Fontana necesita ahora un tiempo de adaptación "con la nueva persona que me ayuda, teniendo en cuenta que estoy fuera de las oficinas bastante tiempo". Además, hay que tener en cuenta que a Fontana aún le llaman para realizar conferencias en temas de Juegos Olímpicos. "Mi etapa en el Comité Olímpico de Barcelona 92 fue sin duda una de las más excitantes y a la vez difíciles de mi carrera", destaca. De esta forma, Pedro Fontana realiza un viaje intercontinental de media cada dos meses, entre estos temas y la propia actividad de Areas, que en los últimos años ha potenciado su presencia internacional, especialmente en Estados Unidos.

Juegos Olímpicos y Círculo de Economía

Entre 1996 y 1999, Pedro Fontana presidió el Círculo de Economía, una de las instituciones de la sociedad civil catalana más influyentes. "Llevaba en la junta desde 1984", remarca. Su huella durante todos estos años y su paso por la organización de los Juegos Olímpicos de Barcelona, representados por la famosa mascota Cobi, se han convertido en los principales nexos de unión entre su anterior despacho del BBVA y el que ocupa actualmente en Areas.

Completan la estantería de recuerdos el directorio de Harvard (cursó en 1976 un máster de Administración de Empresas) y una reproducción de una de las fachadas de la ampliación de Fira de Barcelona en el nuevo recinto de l'Hospitalet de Llobregat (Barcelona). Después, claro está, también ha conservado las fotos familiares más íntimas con sus cuatro hijos.