Cierre de sesión

El Ibex se desploma un 13,78% en una semana de pánico en los mercados

Un recorte del 13,78% que se ha llevado de un plumazo un total de 1446 puntos. El selectivo Ibex ha vivido una semana de vértigo afectado por el nerviosismo imperante en los mercados, la complicada situación de Grecia y los temores a que España se convierta en el siguiente país en la lista. En el mercado de deuda, los diferenciales se han disparado. (Ver gráfico detallado del Ibex)

Evolución semanal del selectivo Ibex
Evolución semanal del selectivo Ibex

Riesgo soberano, déficit, posibles rebajas de rating y medidas de austeridad. Estas son algunas de las palabras con las que podría definirse la semana que han vivido las Bolsas. Las consecuencias de la crisis global se han cebado con algunas economías y los mercados de renta variable no han dudado en acusar el daño en cinco jornadas de locura monopolizadas por los números rojos.

Y todo a pesar de que la semana comenzó con muy buen pie. Los países de la zona euro aprobaron durante el fin de semana un paquete de préstamos a Grecia de hasta 110.000 millones para el periodo 2010-2012 pero las dudas no tardaron en hacer acto de presencia y los inversores empezaron a poner en entredicho que el país heleno pudiera cumplir con las medidas de austeridad. No faltó quien apuntó que Grecia podría necesitar un total de 150.000 millones de euros y Moody's echó más leña al fuego al señalar que el paquete de rescate no supone el fin de la crisis fiscal griega.

Los miedos, como es habitual, se han extendido a otras economías. España, una vez más, se encontró en el centro de la quema. El encargado de encender las alarmas fue un rumor que apuntaba que España podría solicitar ayuda por 200.000 millones de euros. Un rumor que, pese a ser calificado de poco creíble por los operadores, llevó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a desmentirlo. Fitch y Moody's, que señalaron que mantienen la calificación para la deuda del país, y algunas voces del mercado, que insistieron en que "España no es Grecia", salieron al paso para intentar calmar las aguas. Portugal, por su parte, tampoco escapó de la quema. El miércoles, Moody's puso en revisión la calificación del país de cara a una posible rebaja.

SACYR 2,70 -1,39%
IBEX 35 9.518,50 -0,58%

El Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo tampoco inyectaron optimismo. Ayer, el FMI pidió a España, Portugal e Irlanda que apliquen "rápidamente" sus planes de ajuste fiscal, mientras que el organismo presidido por Trichet, que mantuvo los tipos de interés, decepcionó a un mercado que esperaba algunas medidas de política monetaria no convencionales y una discusión que no llegó sobre la compra de bonos soberanos.

Aunque no todo han sido malas noticias. El Banco de España ha confirmado lo que hace algunos días anunció la Comisión Europea. La economía española ha salido técnicamente de la recesión en el primer trimestre del año al crecer un 0,1%. Alemania, por su parte, también ha dado alegrías al conocerse que su parlamento ha aprobado la ayuda a Grecia y el dato de empleo en Estados Unidos ha mostrado una cara bastante favorable. Los resultados empresariales, por su parte, también han intentado devolver las ganas de comprar a los inversores.

Pese a todo, la volatilidad y los nervios se han impuesto. Wall Street protagonizó ayer una insólita jornada en la que llegó a caer un 9% por el presunto error informático de un operador. "Aún no se ha confirmado exactamente lo que ocurrió pero todo parece indicar que hubo un error de un 'trader' con un programa de venta en el que en vez de ponerlo en "millones" lo puso en "billones". También se habla de una caída de varios sistemas al mismo tiempo que dejaron al mercado sin ninguna visibilidad. Parece que la primera versión es la que va cogiendo más fuerza aunque este extremo no pueda afirmarse con certeza. Fuera lo que fuera, lo que es cierto es que mientras las autoridades americanas no aclaren la situación, la incertidumbre va a seguir en cotas muy elevadas", explican los expertos de Banif.

Así ha sido. El palpable nerviosismo en la Bolsa neoyorquina ha llevado al Ibex a caer hoy un 3,28% que le ha situado en los 9.046 puntos. La semana, por su parte, se ha convertido en la peor desde Lehman Brothers con un desplome del 13,78%, mientras que en el resto de Europa las últimas cinco jornadas han sido menos negativas. El Ftse de Londres ha restado un 8,81%, el Cac de París se ha dejado un 11,12% y el Dax de Fráncfort lo ha hecho en un 6,86%.

El diferencial del bono español se dispara

No ha sido el único frente afectado. En el mercado de deuda, el diferencial del bono español a 10 años con el alemán al mismo plazo se ha disparado hasta 166 puntos básicos y el riesgo país de Grecia también ha alcanzado nuevos récords al situarse en 941 puntos básicos. La prima de riesgo de Portugal, por su parte, ha escalado hasta 351 puntos básicos.

En cuanto a los valores, bancos y constructoras se han convertido en los principales damnificados de un mercado plagado de números rojos. Sacyr Vallehermoso se ha desplomado un 23,3% semanal, seguido de Popular, que ha retrocedido un 19,46%, Santander, que se ha dejado un 19,27% a pesar del positivo informe que HSBC ha emitido para el valor, y BBVA, que ha restado un 19,23%. Grifols, que ha acumulado las pérdidas más moderadas, ha cedido un 2,93%.

En el mercado de divisas, el euro tampoco ha escapado de la quema. La divisa europea se cambia a 1,2719 dólares, volviendo a mínimos de marzo de 2009.