Frente a la crisis de 1993

Las reducciones de jornada en la UE han permitido destruir menos empleo

Los mecanismos de reducción de la jornada laboral en los países de la eurozona han permitido destruir cuatro veces menos empleo durante el periodo bajista del último ciclo económico -entre el primer trimestre de 2008 y la primavera de 2009- que en la recesión de los años 1992 y 1993, asegura el Banco de España en su último Boletín Económico.

El banco emisor resalta que, dado que las indemnizaciones por despido han aumentado a pesar de la abultada caída de la productividad, al contrario que lo ocurrido en los noventa, la destrucción debería haber sido mayor.

"Además, el aumento de la flexibilidad contractual que ha tenido lugar en estos años podría haberse traducido también en una mayor sensibilidad del empleo al ciclo", añade.

Así, la institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez recuerda que la estrategia de reducción de jornada ha estado apoyada fundamentalmente en los programas de sostenimiento del empleo introducidos en la mayoría de los países europeos, siendo Alemania el caso más paradigmático.

Concretamente, el sistema alemán, el 'Kurzarbeit', permite a los trabajadores acogerse a los programas de sostenimiento del empleo durante un periodo máximo de 24 meses, comprometiéndose el Gobierno a financiar hasta un 67% de la reducción del salario y un 50% de las contribuciones a la Seguridad Social.

En España, Gobierno, patronal y sindicatos se encuentran negociando la introducción de este 'modelo alemán' en la reforma laboral que se proponen tener lista antes de que acabe el mes de mayo.