En 2010-2012

El Gobierno aprueba mañana la ayuda de 9.792 millones a Grecia

El Consejo de Ministros aprobará mañana previsiblemente el decreto ley que contiene la aportación española para el rescate de Grecia, que será de 9.792 millones de euros en el periodo 2010-2012, de los que 3.672 millones serán abonados este año y se conseguirán mediante emisión de deuda.

Después del Consejo, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, viajará a Bruselas para participar en la reunión de jefes de Estado y de Gobierno del Eurogrupo que ratificará la ayuda a Grecia acordada ya el pasado 2 de mayo por sus ministros de Economía.

El montante de la ayuda internacional a Grecia aprobada ese día para el periodo 2010-2012 fue de 110.000 millones de euros, de los que 80.000 corresponderán a los miembros de la zona del euro (el 12,24% lo aporta España) y el resto al Fondo Monetario Internacional (FMI).

La vicepresidenta segunda, Elena Salgado, considera que la ayuda financiera a Grecia será positiva para España porque dará estabilidad a la zona euro, ya que permitirá que bajen los intereses que España tendrá que pagar por el dinero que pida prestado en los mercados para financiar su déficit y su deuda. Según Salgado, esa ayuda no aumentará el déficit español porque Grecia devolverá el préstamo en el plazo previsto.

Asimismo, si bien Zapatero valoró el hecho de que España ganaría dinero con los intereses, Salgado ha precisado que el préstamo no se otorga para obtener beneficio, sino para garantizar la estabilidad en el área del euro.

La Comisión Europea será la responsable de fijar cuándo los Estados miembros tiene que liberar los fondos, si bien Grecia necesitará ya alrededor de 8.500 millones el 19 de mayo.

El Gobierno griego ha presentado un plan que prevé ahorrar 30.000 millones, el 11% de su PIB, para reducir el déficit público por debajo del 3% en 2014.

La aprobación de la ayuda española a Grecia se produce en una semana caracterizada por el importante desplome de la bolsa y por la insistencia del Gobierno en rechazar una comparación con el caso griego, por considerar que el déficit español se debe sólo a la crisis, ya que antes ha registrado varios años de superávit, mientras que el saldo negativo de Grecia ha estado por encima del 3% desde 2002.