Rebote en los mercados

Los analistas técnicos vigilan los 10.000 puntos del índice español

La volatilidad que ha impregnado las Bolsas en las últimas sesiones ha despertado las alarmas entre las casas de análisis técnico. La caída del 4% del Ibex el miércoles estuvo a punto de llevarse por delante la cota de los 10.000 puntos, un soporte clave en estos momentos.

Finalizado el rally bursátil que comenzó en marzo del año pasado, en enero el Ibex comenzó a caer, desde un máximo de 12.240 puntos hasta la zona de los 9.800-10.000 puntos. Ahí comenzó un pequeño rebote que se truncó a finales de febrero. La caída entonces se detuvo también en esa zona, los 10.000 puntos, con lo que el índice realizó una figura que se conoce en análisis técnico como doble suelo.

Esa referencia, los 10.000 puntos, se ha convertido en un soporte clave que los analistas técnicos vigilan estos días muy de cerca, porque si lo pierde, el Ibex podría caer fácilmente hasta los 9.200 puntos, o incluso más abajo, los 8.800. Por eso, el rebote de ayer, muy cerca de esa zona clave, da de momento un respiro a los inversores que se guían por este tipo de análisis.

"La zona de los 9.916-10.000 puntos es un soporte clave de medio plazo", confirma Carlos Jaureguízar, analista de Noesis. "Si pierde esta cota, una corrección normal nos llevaría a los 8.825 puntos, aunque antes se topa con otro soporte en torno a los 9.240".

La zona de los 10.000 coincide además con el retroceso del 32,8% de todo el rally de 2009; es una cifra que se apoya en la secuencia numérica del matemático Fibonacci, importante en el análisis técnico porque la siguen muchos inversores. Los 8.800 puntos, otro soporte clave en caso de un descalabro de la Bolsa, coincide con el descenso del 61,8% del rally anterior, otra referencia en la sucesión numérica de Fibonacci.

"El Ibex está mucho más débil que el resto de índices, especialmente de los estadounidenses", señala David Galán, analista de Bolsageneral.es. "El S&P 500, el Nasdaq y el Dow mantienen tendencia alcista, pero si corrigen la sobrecompra acumulada, el Ibex podría desplomarse".

El índice español tiene además ante sí fuertes resistencias. La primera en torno a los 10.700 puntos. "Para evitar entrar en un rango lateral, el Ibex debería superar la zona de 10.800-11.00 puntos", comenta David Navarro, analista de Inversis Banco. A partir de ahí, y para retomar la tendencia alcista, el índice español se topa con resistencias fuertes en torno a los 11.550 puntos, el último máximo de abril, y especialmente en la zona de los 12.240 puntos, máximo alcanzado en enero y que marca el final del rally.

La fortaleza de Wall Street sujeta las caídas

La intensidad de la crisis griega está coincidiendo con una temporada de resultados excepcional en Estados Unidos. Esta circunstancia ha provocado una clara descorrelación entre los índices a un lado y otro del Atlántico, lo que explica que a estas alturas del año el S&P 500 gane un 8% y el Dow Jones, un 7%, mientras que el Ibex pierde un 12,5% y el Euro Stoxx, un 4,6%. Pese a todo, los inversores siguen muy de cerca la evolución de Wall Street, lo cual influye directamente en las cotizaciones europeas. "La situación técnica del S&P 500 es alcista, y es lo único que mantiene a los índices europeos. Si no fuera por los índices estadounidenses, los de Europa hubieran caído mucho más", afirma Carlos Jaureguízar, analista de Noesis.

Los analistas encuentran un soporte en el S&P 500 en torno a los 1.150 puntos, aunque dan más relevancia a la zona de 1.040, cuya pérdida, tras un descenso cercano al 13%, supondría la ruptura de la tendencia alcista. "Tiene margen para caer", señala David Navarro, analista de Inversis banco.