Ganó un 79,6% menos hasta marzo

Caja Madrid confía en la solidez de España, aunque haya que "hacer deberes"

Caja Madrid mostró hoy su confianza en la solidez de España, un país "fuerte y con tamaño" cuya situación económica nada tiene que ver con la de Grecia, aunque ello no quite que haya que "hacer deberes" para reconducir el alto déficit público, que a cierre de 2009 llegó al 11,2% del PIB.

Así lo explicó un portavoz de la entidad al día siguiente de que la agencia de medición de riesgos Standard and Poor's rebajara la calificación de la deuda a largo plazo de España hasta AA, aún con fortaleza para hacer frente a sus pagos, pero ya no en el nivel de máxima confianza.

"La bajada del rating nos complica a todos la vida y no es una noticia agradable", admitió la fuente de la entidad financiera en la presentación de resultados del primer trimestre.

Quiso subrayar que hay tres agencias de calificación de riesgos, y dos de ellas (en alusión a Fitch y Moody's) mantienen a España en la "AAA", la máxima calificación, y sólo Standard and Poor's ha puesto "AA", dos peldaños por debajo. Confío en la solidez de este país, remarcó.

"España es un país grande, con un buen nivel de PIB, entre las diez mejores economías", añadió. Pero la idea principal es que nada tiene que ver con Grecia, argumentó.

Y ante la credibilidad puesta en cuestión de las agencias de calificación, el portavoz de la caja criticó que "en situaciones buenas" dan "rating altísimos" a entidades que hacen determinadas inversiones y luego, por esas mismas inversiones, cuando cambia el ciclo se lo bajan y con los países pasa lo mismo, explicó.

Para marcar aún más las diferencias con Grecia, remarcó que la deuda del país está en el nivel de "bono basura", tras el recorte de esta semana, que coincidió con el de Portugal.

Sobre este país, que se quedó en "A-", por debajo de España pero por encima de Grecia, la fuente de la caja dijo que no le parece justo porque, en su opinión, Portugal está haciendo un "buen trabajo dentro de las dificultades que tenemos todos los países occidentales".

La consecuencia de la bajada de la calificación es que hará "más difícil las emisiones y más caras", pero en cualquier caso, recordó que a Caja Madrid, en ocasiones, después de bajadas de calificación por parte de las agencias, ha emitido sin dificultades.

Obtuvo un beneficio de 72,97 millones

Caja Madrid obtuvo un beneficio neto atribuido de 72,97 millones de euros, lo que supone un retroceso del 79,6% respecto al mismo periodo de un año antes, mientras que su tasa de morosidad se situó en el 5,4%, el mismo nivel que marcó a finales de 2009 e inferior al 5,57% de hace un año.

En esta caída del beneficio, que se explica en buena medida por la menor actividad fruto de la crisis, destaca que la entidad presidida por Rodrigo Rato destinó 294 millones de euros a provisiones por deterioro de activos y otras provisiones.

La segunda caja española por activos tenía concedidos a sus clientes al cierre del primer trimestre del año un total de 116.496 millones de euros en créditos, un 0,6% menos que un año antes, mientras que su cobertura ante insolvencias llegó al 44,8%, frente al 40,5% de un año antes.