El consorcio de Renfe y Adif parte favorito

Arabia Saudí amplía el plazo de recepción de ofertas para el AVE de Medina a La Meca

La ferroviaria saudí SRO ha ampliado dos meses, del día 1 de mayo al 3 de julio, el plazo de presentación de ofertas para construir el AVE que unirá las ciudades de La Meca y Medina. El consorcio español, liderado por Renfe y Adif, está muy bien posicionado y su principal rival es una oferta china.

El grupo de empresas español que prepara desde hace meses una oferta para construir llave en mano el tren de alta velocidad entre las ciudades de La Meca y Medina en Arabia Saudí con un importe aproximado de 5.000 millones de euros, tendrá que esperar 63 días más para hacer efectivo su propósito.

La operadora ferroviaria de Arabia Saudí SRO (Saudí Railways Organization), que prepara la licitación desde el año 2006, anunció a los interesados que se va a producir un segundo aplazamiento de la fecha para la presentación de las ofertas. El primer plazo se fijó a principios de año. Posteriormente se marcó una nueva fecha para el día 1 de mayo. Ahora se marca el día 3 de julio.

Fuentes del consorcio español que ha anunciado su presencia en la licitación han asegurado que "los aplazamientos no son una buena noticia para nosotros, ya que nuestra propuesta está completamente ultimada; cosa que no pueden asegurar nuestros competidores".

El primer aplazamiento permitió repescar una oferta que, con toda probabilidad, presentará la industria ferroviaria china, aliada con el socio local Bin Laden. Este segundo aplazamiento tiene un beneficiario más dudoso, ya que las propuestas de la industria francesa y alemana han pasado por diversas vicisitudes durante los últimos tiempos y no está claro que finalmente acudan a la licitación.

Las fuentes citadas del consorcio español dijeron que aprovecharán los dos meses de prórroga para abrir una oficina en Arabia Saudí con el objetivo de reforzar los contactos con socios locales.

El consorcio español está liderado por Renfe y Adif, las dos empresas públicas más importantes del sector, quienes, a instancias del Ministerio de Fomento, tomaron la decisión hace meses de unificar los dos consorcios españoles que capitaneaban por separado. Fuentes de las dos compañías han señalado que la implicación de ambas en el proyecto "es total".

En el grupo, como proveedor del material rodante se integra la compañía Talgo. En esta ocasión la empresa de la familia Oriol presenta un tren desarrollado íntegramente con tecnología española. Se trata del modelo Avril con dos cabezas tractoras cuya velocidad máxima es de 380 km/h y su capacidad, de 480 pasajeros. En este caso el fabricante español no colabora con su socio de los últimos tiempos para los temas de tracción, la canadiense Bombardier.

Los proveedores del grupo español para los sistemas de alimentación eléctrica del sistema y para la catenaria son Cobra, del grupo ACS, y Navesa. La señalización la aporta Dimetronic. La obra civil será aportada por OHL, Copasa e Imatia. Indra se integra en el grupo para construir los centros de control y los sistemas de suministro de billetes. La ingeniería la aportan Consultrans e Ineco.

Los contendientes del grupo español, en principio, son otros cinco consorcios. Dos de ellos son también europeos y están liderados por la operadora francesa SNCF con el apoyo de Alstom, y por la multinacional alemana Siemens. Ambos se han mostrados desilusionados por los aplazamientos y no está claro cual será su postura final

Los otros tres son asiáticos; uno japonés capitaneado por Mitsubishi, otro coreano, con Rotem como líder. El último es un grupo chino con la compañía Sifang a la cabeza. En principio se daba como favorita a la empresa francesa SNCF, aliada con Alstom y el constructor saudí El Aragi. Sin embargo, en los últimos meses se comienza a valorar la posición del grupo chino, quien por primera vez presenta un tren de tecnología propia, y del grupo español.

Apoyo institucional

El Ministerio de Fomento ha mostrado su total apoyo a la presentación de una única oferta española para el proyecto del AVE de Medina a La Meca. José Blanco valora que todos los integrantes y las tecnologías que se ponen en juego sean netamente españolas.

Un tren para ocho millones de peregrinos

El proyecto que promueve desde 2006 la ferroviaria saudí SRO plantea la unión mediante el uso del tren veloz entre las dos principales ciudades santas del islam: La Meca y Medina. Ambas ciudades sagradas para el Islam reciben anualmente a ocho millones de peregrinos y se encuentran permanente colapsadas. El llamado AVE del desierto tiene también el encargo de conectar por tren uno de los principales aeropuertos con tráficos de negocios en la zona, como es el de Yedda. El proyecto prevé la unión con doble vía de los 71,5 kilómetros entre La Meca y Yedda y con vía única los 372 kilómetros entre Yedda y Medina. Todo el trayecto estará electrificado y la señalización será la interoperable europea Ertms. Los tiempos de referencia solicitados indican que las prestaciones de la vía y de los trenes deben facilitar registros por encima de los 300 kilómetros a la hora. El trazado tiene como mayor dificultad la entrada en las dos ciudades históricas.