Primer cierre sectorial en la historia de este negocio

La mitad de los loteros irá hoy a la huelga, según los convocantes

La mitad de las administraciones de Lotería españolas cerrarán hoy sus puertas. Los loteros están convocados al primer cierre sectorial en la historia de este negocio, cuya existencia está vinculada a la concesión de una licencia administrativa. Las principales asociaciones del sector tenían ayer confirmado el cierre del 50% de los locales en protesta por lo que consideran "una privatización encubierta". "Nos vemos obligados a realizar este cierre", justificaba ayer Manuel Izquierdo, presidente de Anapal, una de asociaciones que ha convocado el paro.

Los loteros entienden que una de las disposiciones adicionales a los Presupuestos Generales del Estado de 2010 abre la vía a la concesión de licencias para comercializar lotería a cualquier tipo de establecimiento. "Es una estrategia de hechos consumados y no tenemos más remedio que llamar la atención", recalca. Los convocantes tratarán de reunirse hoy con la ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado. Manuel Izquierdo asegura que en las últimas semanas han tratado de reunirse, sin éxito, con este Ministerio para tratar de llegar a un acuerdo y desconvocar el paro de hoy. Sin embargo, no todos los loteros están en contra de la nueva regulación. José Luis Romano, presidente de Fenamix -la asociación que agrupa los establecimientos donde la venta de Lotería no es el negocio principal- se muestran favorables a la reforma ya que les permitirá vender boletos de la Lotería Nacional, algo que actualmente no pueden hacer. Los puntos mixtos de venta de Lotería del Estado supone el 61% del total.

Esta división del sector ha derivado en que algunos puntos de venta "estén recibiendo presiones para no cerrar, sobre todo los que son más populares", aseguraba ayer Manuel Izquierdo. Sin embargo, no desvela quién está realizando estas presiones para evitar el cierre.

Nueva ley

Las asociaciones de loteros que han convocado el cierre sectorial de hoy quieren que el Gobierno elabore una nueva Ley del Juego que modernice el sector. Esta ley iría en paralelo a la nueva legislación de juego online, con la que se pretende regular las apuestas en la red.