Afirma que no es la única vía para crear empleo

El Gobierno pide "rebajar las expectativas" ante la reforma laboral

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, instó hoy a "rebajar las expectativas" ante la reforma laboral que se fragua en el diálogo social, ya que no puede ser la única vía para volver a crear empleo, al igual que la actual normativa laboral no ha sido la única causa de su destrucción.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, antes del comienzo de la sesión de control al Ejecutivo que se celebra en el Congreso de los Diputados
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, antes del comienzo de la sesión de control al Ejecutivo que se celebra en el Congreso de los Diputados

En respuesta a las críticas del portavoz económico de CiU, Josep Sánchez Llibre, en el Pleno del Congreso de los Diputados, Zapatero afirmó que la reforma laboral no puede verse como un "'gran totem'" en el que depositar todas las expectativas de recuperación.

"Comparto que el mercado laboral debe mejorar en funcionamiento, regulación y características e incorporar más flexibilidad, ordenar una relación entre empresarios y trabajadores que permita más espacios, e incorporar medidas para afrontar una crisis de esta naturaleza", indicó.

Sin embargo, el jefe del Ejecutivo defendió que por establecer una normativa laboral distinta a la vigente, por la que dijo no sentir "especial entusiasmo", no se habría reducido la pérdida de empleos experimentada en la construcción.

En cualquier caso, Zapatero deseo "éxito" a la reforma laboral que se prevé aprobar antes del verano y aseguró que el Gobierno trabaja "a fondo" en ella. Además, puso énfasis en que cuando la economía atravesaba lo peor de la crisis era mucho más difícil para los interlocutores sociales alcanzar un acuerdo.

Por otro lado, el presidente del Gobierno apuntó que la recuperación de la confianza es necesaria para la recuperación y, en este sentido, apuntó que el Decreto Ley de Zurbano, aprobado ayer, "es muy positivo" porque demuestra que "es posible llegar a acuerdos", lo que supone "una palanca de confianza".