EE UU empezó las pesquisas en 2009

Reino Unido y Alemania investigan a Goldman Sachs tras la demanda de la SEC

La acción judicial abierta por el regulador de los mercados de EE UU, SEC, contra Goldman Sachs por fraude ha alertado a Europa. Gordon Brown, primer ministro británico, ha solicitado "una investigación especial" a su regulador y Alemania ha pedido información a la SEC.

Reino Unido y Alemania investigan a Goldman Sachs tras la demanda de la SEC
Reino Unido y Alemania investigan a Goldman Sachs tras la demanda de la SEC

Un mercado financiero globalizado da lugar a responsabilidades globalizadas. La acción judicial abierta el viernes sobre Goldman Sachs en EE UU se ha recibido en Europa con mucho interés. Lógico, pues dos de los bancos que más ayudas han tenido que recibir de sus respectivos Gobiernos, el británico Royal Bank of Scotland y el alemán IKB, se contaron entre los primeros perjudicados por las pérdidas de los CDO de Goldman.

El primer ministro Gordon Brown, en campaña para las elecciones que tendrán lugar el 6 de mayo, dijo en la BBC que ha pedido a la Autoridad de Servicios Financieros, FSA, una investigación sobre las actividades de Goldman Sachs. Brown dijo estar en sock. El Ejecutivo alemán también ha solicitado al regulador que pida a la SEC detalles de su acción para considerar después qué hacer al respecto.

La entidad financiera fue acusada de crear y vender a los inversores a principios de 2007 un CDO -paquetes de titulizaciones hipotecarias- ligado al mercado subprime sin revelar que los gestores del hedge fund Paulson & Co estaban eligiendo los tramos con más riesgos de este producto financiero para apostar contra él. Este vehículo de inversión, conocido como Abacus 2007-AC1 estaba asociado a hipotecas subprime cuando la burbuja de la vivienda estaba a punto de explotar. El hedge fund Paulson, gestionado por John Paulson, ganó con este acuerdo 1.000 millones de dólares, lo mismo que perdieron los inversores no alertados por Goldman. Paulson no ha sido denunciado.

Banca y Gobiernos

Royal Bank of Scotland terminó registrando unas pérdidas de 841 millones de dólares heredadas de su adquisición de ABN Amro en 2007. Ahora, este banco está bajo control del Estado que tuvo que acudir a su rescate con un paquete de 45.500 millones de libras. RBS comparte así con AIG, asegurador de CDO, el dudoso papel de estar entre las entidades que más dinero público han precisado para evitar su caída y provocar una crisis financiera global.

IKB fue uno de los compradores de Abacus y también registró pérdidas que fueron asumidas por el Estado alemán. En Europa, además, Goldman está en entredicho bajo la sospecha de que ayudó a Grecia a presentar unas cuentas públicas que no reflejaban el verdadero estado de su economía.

Goldman ha negado todas las acusaciones afirmando que ellos mismos han perdido 90 millones de dólares con Abacus. Un ejecutivo de rango medio, Fabrice Tourre, es la única persona contra la que ha cargado la SEC dentro de la firma pero su consejero delegado, Lloyd Blaknfein será interrogado en el Congreso el día 27.

Goldman ha criticado la rapidez de la acción de la SEC, aunque ya fue alertada en julio de 2009 cuando fueron enviadas unas advertencias judiciales, Wells Notices, y de las que informó vagamente.

Wall Street vuelve a estar bajo sospecha

Matt Taibbi se convirtió en un referente en EE UU al contar hace un año, en una revista tan poco dada a las fianzas como Rolling Stone, por qué consideraba que Goldman Sachs es "la gran máquina de la burbuja americana". La colorista descripción del banco fue uno de los reveses públicos de mayor calado contra esta entidad.

El estado de sospecha ahora se extiende. Deutsche Bank también estuvo el viernes en la mira de los inversores por que junto con Merrill Lynch (ahora Bank of America) y Citigroup fueron los encargados de suscribir transacciones de CDO entre 2006 y 2007 cuando algunos inversores ya contaban con la explosión de la burbuja inmobiliaria. Además de Paulson, hedge funds como Magnetar y Scion Capital fueron de los más beneficiados y hay constancia de que los dos primeros diseñaron inversiones que querían que Wall Street vendiera.

En su blog, Taibbi ha dicho que está preparando más información.