Colapso aéreo

La UE reabrirá mañana por la mañana las zonas no afectadas

Los Ministros de Transportes de la UE decidieron hoy en colaboración con Eurocontrol dividir el espacio aéreo en tres zonas, así como permitir que las que no estén afectadas por las cenizas volcánicas procedentes de Islandia se reabran al tráfico como muy tarde mañana a las 08:00 hora española.

El ministro de Fomento, José Blanco, explicó que la primera de estas zonas es aquella que se encuentra en el núcleo central de las emisiones y en la que se mantiene la restricción absoluta, mientras que en la segunda, donde se aprecian restos de cenizas, las operaciones se harán de manera coordinada por las autoridades de los estados miembros.

Por su parte, en la tercera, no afectada por las cenizas, "no habría restricciones de ningún tipo a las operaciones", matizó Blanco.

Esta progresiva apertura de los espacios aéreos de los distintos países se hará de forma que en cada momento quede garantizada plenamente la seguridad porque es "nuestra prioridad absoluta".

Blanco anunció también que ha acordado con el Gobierno del Reino Unido utilizar algunos aeropuertos españoles como plataformas para distribuir a los pasajeros británicos en vuelos transcontinentales, para facilitar la movilidad de unas 200.000 personas.

El ministro dijo que a lo largo de los últimos días los estados miembros han mantenido contactos permanentes para analizar la situación y han decidido convocar la reunión extraordinaria de hoy para fijar una posición común.

Con ello, se quiere, en lo posible, dar una respuesta a las necesidades de los ciudadanos atrapados por el caos aéreo provocado por la erupción del volcán islandés Eyjafjalla el pasado 15 de abril.

Asimismo, los ministros han acordado, mientras no sea efectiva la apertura total del tráfico aéreo en Europa, solicitar a la Comisión que contribuya a favorecer una ágil coordinación que permita la movilidad de los ciudadanos europeos a través de otros medios de transporte.

Con todo ello, se pretende garantizar la vuelta a la normalidad en el menos plazo posible y en este caso el papel de España sería el de ofrecer sus aeropuertos como plataformas para vuelos intercontinentales.

Blanco precisó que España ha llegado a un acuerdo en este sentido con Reino Unido, porque es el país que por ser isla se encuentra en una situación más complicado que el resto de estados miembros con accesos por vía terrestre.

Insistió que esta colaboración con Reino Unido no se puede improvisar y las rutas tienen que saberse de antemano porque hay que dar una respuesta eficaz por vía terrestre (autobús y tren), así como la marítima.

Entre los aeropuertos citó el de Madrid, Bilbao, Vitoria o El Prat, pero los detalles se están ultimando y se anunciarán próximamente.

Respecto a las críticas volcadas por algunas compañías aéreos por la gestión de la crisis y las restricciones, Blanco dijo que los ministros no las compartían, pero eran conscientes de los daños que esta crisis está causando al sector.

Explicó que los estados querían tener un mejor conocimiento del tema, por lo que no era posible anticipar una respuesta antes de tener una base técnica para tomar las decisiones al respecto.

En cuanto a las posibles compensaciones al sector, Blanco dijo que no se ha tocado este tema en la reunión de hoy porque la principal cuestión en estos momentos es garantizar la movilidad y la seguridad de los ciudadanos.