Analizará otros parámetros

Bruselas someterá a examen la falta de competitividad española

Los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro (Eurogrupo) acordaron en Madrid someter a examen los desequilibrios de competitividad que registra la Unión Monetaria. España y Finlandia serán los dos primeros países en soportar un escrutinio que puede poner en un aprieto a Elena Salgado.

Bruselas someterá a examen la falta de competitividad española
Bruselas someterá a examen la falta de competitividad española

España, alumna aventajada durante la primera década del euro, puede encontrar muchas más dificultades a partir de ahora para superar los exámenes comunitarios. La vigilancia de Bruselas ya no se conformará con el cumplimiento de los límites de déficit público (3% del PIB) y deuda (60%) sino que analizará en profundidad otros parámetros, como la evolución de la balanza de la cuenta corriente, de los costes laborales y de la competitividad en general de las distintas economías.

"La vigilancia debe trascender el marco presupuestario para abordar también los desequilibrios, en particular, las diferencias de competitividad", señaló Jean-Claude Juncker, presidente del Eurogrupo, al término de la reunión celebrada el viernes en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid. El nuevo escrutinio se llevará a cabo en las reuniones mensuales del Eurogrupo. Y a la ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, que se ofreció voluntaria, le corresponderá soportar en primer lugar la mirada inquisitiva de sus colegas.

La prueba puede ser complicada porque la mayoría de los analistas consideran la situación de España como paradigma de las crisis de competitividad que se pretende evitar. Para colmo, Salgado compartirá la primera ronda de exámenes con Finlandia, un país que en algunos de los parámetros que se analizarán ofrece un humillante espejo para la economía española. La balanza de cuenta corriente finlandesa, por ejemplo, registraba antes de la crisis (2007) un superávit de casi el 5% frente al déficit del 10% de la española.

Aunque los superávits también han sido criticados, en particular el de Alemania, el comisario europeo de Asuntos Económicos, el finlandés Olli Rehn, dejó claro al término del Eurogrupo que la prioridad del nuevo ejercicio será estrechar la vigilancia sobre los países con déficit.

Rehn presentará a mediados de mayo sus propuestas para reforzar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento y ampliar el ámbito de vigilancia económica. El comisario indicó que Bruselas se propone "explotar" los nuevos instrumentos que ofrece el Tratado de Lisboa en ese sentido.

Por primera vez, la Comisión Europea puede dirigir recomendaciones a un país sobre temas tan sensibles como su política laboral o su sistema de pensiones. Bruselas ya ha estrenado ese nuevo poder con Grecia y quiere recurrir a él más a menudo.

El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, apoya la ampliación del marco de vigilancia. Trichet subrayó tras la reunión del Eurogrupo que los desequilibrios estructurales que se quieren vigilar (como en la evolución de los costes salariales) acaban afectando también a la evolución presupuestaria. Y España también sirve de mal ejemplo en ese terreno.

Bruselas propone un FROB permanente

El comisario europeo de Mercado Interior, Michel Barnier, propuso el viernes en Madrid que cada país de la Unión Europea cree "un fondo de resolución de crisis bancarias". El nuevo mecanismo, financiado con aportaciones de todas las entidades del sector financiero, pretendería evitar, según Barnier, que "los contribuyentes tengan que asumir la factura" si se repite una crisis como la actual. El comisario recordó que la intervención pública desde 2007 para rescatar a los bancos en dificultades ha costado el equivalente al 13% del PIB de la UE.

El fondo no serviría para garantizar los depósitos, sino para acometer, llegado el caso, la reestructuración de las entidades en crisis en una función similar a la asignada en España al FROB (Fondo de reestructuración ordenada bancaria). Barnier ha defendido su propuesta durante la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin) que se celebra en Madrid este viernes y sábado.

El comisario aseguró que en junio presentará un primer esbozo del plan, que podría desarrollarse legislativamente durante 2011.

Pero los documentos del Comité Económico y Financiero de la UE elaborados para el Ecofin, señalan que la creación del fondo requiere todavía "una mayor reflexión". En particular, señala el documento al que ha tenido acceso CincoDías, sobre siete puntos: el objetivo del fondo; el mecanismo y calendario para activarlo; su relación con los Fondos de Garantía de Depósitos; el funcionamiento y su compatibilidad con las normas comunitarias de ayudas de Estado; la aportación de las entidades; su posible efecto procíclico; y la relación entre el fondo y la autoridad encargada de decidir la intervención.

Sin entrar en estos detalles, Barnier sí que admitió que la creación del fondo permitiría reducir las exigencias de capital a las entidades, siempre que la UE se dote, además, de un marco de supervisión eficaz. "De lo cual, todavía estamos lejos", reconoció el francés.

Pre-supuestos

Bruselas quiere convencer a los países de la zona euro de que comuniquen sus Presupuestos antes de iniciar su tramitación parlamentaria, con el fin de analizarlos. La CE ya lo intentó sin éxito durante la etapa de Pedro Solbes como comisario de Economía. La ministra Elena Salgado indicó el viernes que, en todo caso, sólo se comunicarían "los elementos envolventes grandes líneas antes de que se aprueben".