Crecerá este año un 1,06% respecto a 2009

La OPEP eleva ligeramente su pronóstico sobre la demanda de crudo

La OPEP vaticinó hoy que la demanda mundial de crudo crecerá este año un 1,06 por ciento respecto a 2009, hasta los 85,21 millones de barriles diarios (mbd), un pronóstico apenas ligeramente superior al efectuado hace un mes.

El porcentaje de aumento corresponde a 900.000 bd de consumo adicional en 2010, cuando el cálculo del anterior informe mensual de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) había sido de 880.000 bd.

Ese crecimiento, favorecido por la recuperación de la economía mundial, no llega, sin embargo, a compensar la fuerte caída anual del consumo del año pasado, de 1,43 mbd (un 1,66% menos), según los datos publicados hoy.

Los cálculos difieren de los difundidos ayer por la Agencia Internacional de la Energía (AIE) desde París, que estima el consumo mundial de "oro negro" en 86,6 mbd, un 2% más que en 2009.

Ambas entidades destacan que el crecimiento provendrá mayoritariamente de las economías emergentes, lideradas por China, mientras que para la OPEP hay además una "gran incógnita" que añade incertidumbre, y es el desarrollo de "las actividades económicas de Estados Unidos" en los próximos meses.

Como recientes "señales positivas" sobre la recuperación de la coyuntura, el documento destaca la situación del empleo en EE UU en marzo, así como una mejora de la confianza del consumidor. Ese "sentimiento positivo" ha impulsado las bolsas y las inversiones en materias primas, incluido el crudo, favoreciendo un considerable aumento del precio del crudo.

La llamada "cesta OPEP" se vendió en marzo a una media de 77,21 dólares, 4,22 dólares más que en febrero, el promedio mensual más alto desde el inicio de la crisis financiera en septiembre de 2008. El lunes, ese barril se vendió a 81,52 dólares, mientras que otras marcas referenciales, como el Petróleo Intermedio de Texas (WTI) y el Brent superaban ya los 84 dólares.

Pese a estas subidas, "la volatilidad ha continuado decreciendo" y la organización espera que los precios se moderen en los próximos meses hasta volver a situarse entre los 70 y los 80 dólares por barril.

Riesgos en las estrategias de salida de la crisis

Entre las incertidumbres, la OPEP alerta sobre riesgos en relación a "las estrategias de salida" de la crisis, los desequilibrios fiscales, y resalta los "desafíos sobre asuntos de la deuda soberana que aún afronta la zona euro", en una clara alusión a la crisis de Grecia y el riesgo de contagio a otros socios.

Por otro lado, prevé que los productores ajenos a la organización incrementen sus suministros de crudo hasta los 51,5 mbd, 500.000 bd más que en 2009, gracias al aumento del bombeo de Brasil, EEUU, Rusia, Colombia, Kazajistán y Azerbaiyán.

La OPEP, por su parte, redujo su oferta el pasado mes en 280.000 bd, al bombear un total de 29,26 mbd, siendo Irak el país que más bajó su producción (-110.600 bd).

La situación parece confirmar la política adoptada por la OPEP en su última reunión en marzo, cuando decidió dejar sin cambios la cuota oficial de producción (de 28,4 mbd, sin Irak), probablemente hasta octubre, cuando volverá a celebrar una reunión ministerial.

Los expertos de la OPEP recuerdan en el informe que "la reciente reunión del Foro Internacional de la Energía en Cancún (México) subrayó el consenso entre consumidores y productores de que los precios entre 70 y 80 dólares/barril son esenciales para promover una inversión adecuada sin obstaculizar la recuperación económica".

"Parece que las condiciones actuales de la economía mundial y un pronóstico muy favorable para los fundamentos del mercado petrolero continuarán facilitando que los precios se muevan en ese margen en los meses venideros", añaden.