Según el diario 'Financial Times'

La guerra del depósito entre los bancos españoles puede desencadenar el colapso de las cajas

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, afirmó hoy que la guerra de depósitos emprendida por las entidades financieras es "inevitable" porque la financiación externa "todavía no está normalizada". Sin embargo, la guerra de precios declarada entre los bancos españoles con el objetivo de captar pasivo amenaza con convertirse en el catalizador de una quiebra masiva del sistema de cajas de ahorro, cuyos problemas podrían poner en dificultades a la calificación soberana de España, según señala el diario británico Financial Times.

A este respecto, el periódico recuerda que BBVA, la segunda mayor entidad del país, decidió la semana passada lanzar un depósito con una rentabilidad del 4%, equiparándose al interés ofrecido por el Santander, lo que, según FT amenaza con sustraer negocio a las cajas, que se verían privadas así de una financiación fundamental.

"Esto matará a las cajas", señala un directivo de una entidad europea de banca de inversión, quien no duda en afirmar que esta situación supone "uno de los últimos clavos en el ataud".

De este modo, el periódico señala que esta presión añadida se suma a la amplia exposición de las cajas españolas al colapso del mercado inmobiliario del país, donde las 46 cajas existentes asumen prácticamente la mitad del mercado bancario.

Sin embargo, las cajas de ahorros, a diferencia de los bancos, no pueden diversificar su crecimiento en el exterior, lo que las durante el 'boom' inmobiliario español llevó a estas entidades a comprometer grandes inversiones en el 'ladrillo', como sucedió con la quebrada Caja Castilla La Mancha (CCM), que mantenía participaciones directas en promotoras inmobiliarias.

"Dos tercios de los activos de las cajas se financian con depósitos. Sustituir estos depósitos por financiación mayorista supondría un desafío", señala el diario, que recuerda que "el sector ha sido virtualmente incapaz de lanzar emisiones si no contaban con la garantía del Gobierno o se trataba de bonos garantizados, que están respaldados por activos fijos".

Así, el banco Morgan Stanley estima que las pérdidas de las cajas de ahorros podrían suponer para el Estado, a través del Fondo de Restructuración Ordenada Bancaria (FROB), unos 43.000 millones de euros. "Considerando que el FROB cuenta ya con fondos por importe de 12.000 millones de euros, las necesidades adicionales de financiación ascenderían a unos 30.000 millones de euros", apunta la entidad.

Por su parte, el gobernador del Banco de España señaló que "lo normal" ante la actual situación del sistema financiero es que las entidades busquen ampliar la financiación mediante la captación de recursos y que esto sólo responde a "decisiones empresariales".

Fernández Ordónez matizó que "no todas" las entidades financieras han optado por la captación de depósitos y que, algunas de ellas, han apostado por vender "fondos de inversión por comisiones". "Es evidente que es una decisión empresarial que debe entenderse dada la situación de la financiación mayorista", concluyó.