5.000 millones de yenes

El ex presidente de Fujitsu demandará a la empresa porque le obligó a dimitir

Kuniaki Nozoe, ex presidente de Fujitsu, estudia presentar una demanda por 5.000 millones de yenes (40 millones de euros) contra dos ejecutivos de la compañía japonesa por haber forzado supuestamente su dimisión con "razones falsas", informó hoy el diario "The Japan Times".

Kuniaki Nozoe, de 62 años, afirma que fue obligado a dejar su cargo en septiembre porque la empresa le vinculó a un fondo de inversiones que supuestamente mantenía lazos con el crimen organizado, según el periódico. El ex presidente de Fujitsu considera que su dimisión forzada interrumpió la operación de venta de una filial del grupo al fondo cuestionado, lo que causó daños por esos 40 millones de euros.

"Fue una situación inusual en la que el jefe de una compañía fue destituido por una razón falsa", denuncia Nozoe, que rechazó tener lazos con fuerzas "antisociales" o con el crimen organizado, como aseguraron en Fujitsu. El grupo nipón de electrónica ha asegurado que Nozoe aceptó dimitir en septiembre pero alegó razones de salud para proteger la reputación de la compañía que había dirigido hasta entonces.

El ex presidente, no obstante, acudió de nuevo a Fujitsu en febrero para exigir que anularan su renuncia y le devolvieran su cargo, lo que la empresa rechazó.