Exige reducir costes para nuevas rutas

Iberia negocia con sus pilotos volar de El Prat a tres destinos en América

Iberia ha puesto encima de la mesa de negociaciones con sus pilotos la recuperación de los vuelos desde el aeropuerto de El Prat de Barcelona, con la apertura de tres rutas intercontinentales: a Miami, São Paulo y Buenos Aires. Condiciona el proyecto al logro de la reducción de costes de operación y de apoyos desde la Generalitat y el Ayuntamiento, ya que hoy "las cuentas no salen".

El nuevo equipo de dirección de Iberia, presidido por Antonio Vázquez, está decidido a revocar una de las decisiones estratégicas más controvertidas adoptadas por Fernando Conte en 2005: el abandono del grueso de las operaciones con la marca de la matriz desde el aeropuerto de El Prat. De hecho, hoy solo mantiene los vuelos del Puente Aéreo con Madrid.

En una reunión con los representantes de su colectivo de pilotos, agrupados en el Sepla, para negociar la renovación del convenio colectivo, la parte empresarial puso encima de la mesa el proyecto de abrir tres rutas desde El Prat hasta las ciudades americanas de Miami en Estados Unidos, São Paulo en Brasil y Buenos Aires en Argentina.

Fuentes conocedoras de las negociaciones con el Sepla aseguraron que la dirección de Iberia condiciona el proyecto de iniciar su operación intercontinental desde El Prat a una significativa reducción de costes de operación. El equipo de Vázquez trasladó a los pilotos que "con los gastos actuales, la operación no resulta rentable".

Planea inaugurar operaciones desde Madrid a Angola y a Córdoba (Argentina)

Una parte significativa del ahorro se la reclaman a los pilotos. La compañía quiere incluir en el nuevo convenio compromisos que aseguren reducciones en la composición de las tripulaciones para estos vuelos y flexibilidad ante los riesgos de que se produzcan situaciones de "exceso de actividad" en estas rutas.

La dirección de Iberia, según las mismas fuentes, habría iniciado "unos contactos muy preliminares" con la Generalitat y con el Ayuntamiento de Barcelona a fin de recabar "incentivos" para hacer viables sus operaciones de largo radio desde El Prat.

Un factor favorable que ha influido en el cambio de actitud de Iberia está relacionado con el éxito logrado por Vueling (aerolínea en la que controla el 45% del capital) como primer operador de El Prat, con casi 7 millones de viajeros transportados en 2009 (se suman las cifras de Clickair, con la que se fusionó en octubre último). Vueling mantiene códigos compartidos con Iberia en la mayor parte de sus rutas, y puede ser un factor de aportación de tráficos imprescindible para la rentabilidad de la operación intercontinental de la compañía de bandera desde Barcelona.

Fuentes oficiales de Iberia dijeron que la compañía estudia "de forma permanente" todas las oportunidades para abrir nuevas rutas, pero señalaron que cualquier nuevo vuelo "tiene que tener asegurada la rentabilidad".

La compañía tiene más avanzados otros planes para operar nuevas rutas desde Madrid a Angola y a Córdoba (en Argentina), en el marco de su apuesta de relanzamiento intercontinental.

Dinero para pensiones a cambio de congelación

La dirección de Iberia ha acudido a las mesas de negociación de los convenios abiertos con sus colectivos laborales (pilotos, tripulantes de cabina de pasajeros y tierra) con la exigencia de una congelación salarial, al menos para el ejercicio de 2010, condicionando futuras subidas a la obtención de beneficios.

Fuentes del colectivo de pilotos, dijeron que estudian una propuesta por la que podrían aceptar restricciones salariales durante el presente ejercicio a la vista de los resultados de la aerolínea. Como compensación reclamarían una aportación de entre 150 y 180 millones a los fondos de pensiones de los diferentes colectivos de la compañía.

Por otra parte, Iberia tiene decidida la incorporación de aviones del modelo Airbus 330, equipados con dos motores, a una buena parte de sus rutas intercontinentales. Este tipo de avión irá sustituyendo de forma paulatina a la flota de Airbus 340, equipados con cuatro motores, que hoy monopoliza el largo radio. El último de estos aparatos se incorporará a la compañía en los próximos meses.

El motivo de esta sustitución tiene que ver con la política de ahorro de costes. El Airbus 330 ofrece una mayor flexibilidad y un menor consumo de combustible. Iberia negocia la incorporación de hasta seis aparatos A-330 con el constructor europeo de aeronaves Airbus. No descarta a medio plazo lanzar un concurso de compra en el que optaría entre el avión de Boeing 787 y el nuevo modelo de Airbus 350.

Por otra parte, los sindicatos de tierra de Iberia y de British lanzaron ayer un comunicado en el que protestan por la actitud de la británica en el conflicto que mantiene con sus tripulantes de cabina de pasajeros.