Se ejecutará a finales de 2010

Iberia y British Airways firman el contrato de fusión

Iberia y British Airways (BA) firmaron hoy su contrato definitivo de fusión, que generará unas sinergias anuales de 400 millones de euros a partir del quinto año de su integración, informaron hoy ambas aerolíneas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La fusión de ambas compañías, que está previsto que se ejecute a finales de 2010, dará lugar a uno de los mayores grupos aéreos del mundo, con una flota de 408 aviones y 200 destinos de vuelo.

Iberia y British Airways firman el contrato de fusión
Iberia y British Airways firman el contrato de fusión

Iberia y British tienen pensado someter el acuerdo de fusión a la aprobación de sus respectivas juntas de accionistas el próximo mes de noviembre y ejecutar su integración aproximadamente un mes después.

De la integración de los dos aerolíneas resultará una nueva sociedad holding, denominada International Consolidated Airlines Group, que se conocerá con el nombre de Internacional Airlines Group. Sin embargo, tanto Iberia como British conservarán sus respectivas marcas y sus operaciones.

Los términos y condiciones del contrato de fusión están en línea con el acuerdo vinculante ('Memorandum of Understanding -MoU-) que suscribieron las dos compañías en noviembre del año pasado.

En dicho acuerdo se establece que los accionistas de la aerolínea británica recibirán una nueva acción ordinaria de International Airlines Group por cada título ordinario que posean en British, mientras que los accionistas de la empresa española recibirán 1,0205 nuevas acciones de Internacional Airlines Group por cada título que tengan en Iberia.

De esta operación de canje no formarán parte las acciones en autocartera de la aerolínea española ni las participaciones cruzadas entre Iberia y British. De hecho, como parte de esta fusión, está previsto cancelar la autocartera, así como que las participaciones cruzadas se mantengan en las respectivas sociedades operadoras.

Las aerolíneas precisaron que la operación se implementará a través de varias transacciones, incluida la transmisión en bloque por sucesión universal de todo el negocio de Iberia a una filial española de reciente constitución, la interposición de una nueva sociedad holding de British y la fusión de Iberia con la nueva sociedad holding de la compañía británica.

El holding resultante de la fusión entre ambas compañías tendrá un 'Premium listing' en Reino Unido, sus acciones se negociarán en el mercado principal de la Bolsa de Londres, y está previsto que estén incluidas en el índice FTSE UK Index Series. Al mismo tiempo, las acciones de International Airlines Group se negociarán en las bolsas españolas a través del mercado continuo.

Las autoridades de aviación civil españolas y británicas han confirmado que la estructura de propiedad y de gobierno de ambas compañías les permitirá conservar los actuales permisos de vuelo y los derechos de tráfico.

En virtud de lo acordado, Iberia tendrá derecho a resolver el contrato de fusión si el plan de cobertura del fondo de pensiones pactado por British y los administradores de sus fondos de pensiones "no es razonablemente satisfactorio" para la aerolínea española en el sentido de que podría implicar un "empeoramiento significativo" de las premisas económicas proyectadas en la operación de fusión.

En el comunicado remitido a la CNMV, el presidente ejecutivo de Iberia, Antonio Vázquez, destacó que la firma de este acuerdo supone un "paso importante en el proceso de creación de una de las principales aerolíneas del mundo". "Confiamos en cerrar la operación antes de que finalice el año", añadió.

Por su parte, el consejero delegado de British, Willie Walsh, aseguró que la compañía resultante de la fusión dará lugar a una red más amplia y con un gran potencial de crecimiento en el futuro gracias a los 'hubs' de Londres y Madrid y a la "continua inversión" en nuevos productos y servicios.

Bruselas espera la notificación oficial

La ejecución de la fusión entre ambas aerolíneas está sujeta a su aprobación por parte de las autoridades de defensa de la competencia, incluida la Comisión Europea, y sus respectivos accionistas.

La Comisión Europea espera recibir "en el momento apropiado" la notificación oficial del acuerdo de fusión alcanzado hoy por las aerolíneas Iberia y British Airways ya que le corresponderá examinar si provoca problemas de competencia en el mercado comunitario. El Ejecutivo comunitario descartó que la fusión vaya a alterar los compromisos que las compañías han ofrecido para lograr el visto bueno a su alianza con American Airlines para los vuelos transatlánticos.

"Las propias compañías han dicho que necesitarán la autorización de la Comisión Europea (para su fusión). Confiamos en que la notificarán en el momento apropiado", explicó la portavoz de Competencia, Amelia Torres.

Al ser preguntada por si la fusión afectará a las concesiones ofrecidas por Iberia, BA y AA para conseguir la autorización de Bruselas a su alianza para vuelos transatlánticos, la portavoz explicó que la Comisión considera que, con estas medidas correctivas, se ha logrado "una solución satisfactoria que resuelve nuestras preocupaciones en materia de competencia".

Los compromisos en cuestión están siendo objeto de una prueba de mercado para que las aerolíneas rivales presenten sus observaciones que acaba a finales de esta semana. "Una vez que recibamos todos los comentarios, los examinaremos, verificaremos si respaldan nuestra conclusión de que hemos encontrado las condiciones adecuadas para resolver los problemas de competencia antes de tomar una decisión final", dijo la portavoz.

Las concesiones ofrecidas por Iberia, BA y AA tienen como fin principal permitir que compañías aéreas competidoras puedan empezar a operar en las rutas donde la alianza reducía la competencia. En concreto, las partes ofrecen derechos de vuelo (slots) en Londres- Heathrow o Londres-Gatwick en las rutas a Boston, Nueva York, Dallas y Miami. En el trayecto Londres-Nueva York, también proponen facilitar a la competencia mediante la cesión de derechos en el aeropuerto JFK de Nueva York.

Los sindicatos apoyan la fusión

Los principales sindicatos de trabajadores de Iberia y British Airways (BA) mostraron ayer su apoyo a la fusión entre ambas aerolíneas, pues consideran que "fortalecerá a ambas compañías", aunque solicitaron que la empresa resultante sea líder "no sólo en el sentido comercial, sino también en términos de sus condiciones sociales".

Tras una reunión mantenida ayer entre la Federación de Transporte, Comunicaciones y Mar de UGT (TCM-UGT), la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO (FSC-CCOO) y el sindicato británico Unite, las tres partes reivindicaron el derecho de los trabajadores a ser tratados "con respeto y dignidad", especialmente cuando el éxito de la nueva compañía "dependerá de la experiencia, profesionalidad y dedicación de su plantilla".

Asimismo, los sindicatos manifestaron su preocupación por el modo en que BA está tratando a sus tripulantes de cabina (TCP) en el conflicto que actualmente mantiene con la dirección, lo que "envía un mensaje muy negativo a la plantilla sobre las relaciones laborales que se encontrarán en la nueva compañía tras la fusión".

En este sentido, denunciaron "lo que parece ser un intento de BA de boicotear el sindicato", tras "su negativa a pagar los salarios al personal después de los días en que se mantuvo en huelga, la suspensión de trabajadores que hablan contra ellos o la retirada de ayudas a desplazamientos a algunos TCP como castigo por participar en una movilización legal".