Aprendizaje idiomático

Estancias con familias 'executive' para aprender inglés

Hasta 5.000 profesionales al año viajan al extranjero a aprender idiomas.

Mal, mal, muy mal. Seguimos muy flojitos en nivel de inglés", responde Covadonga Folgueras, socia de British Summer, una empresa de cursos de idiomas en el extranjero. "A nivel europeo estamos a la cola. Aunque es cierto que los profesionales más jóvenes se empiezan a incorporar con un mejor nivel de inglés", añade Jesús Echevarría, director de Adecco Professional. Aprender inglés sigue siendo una asignatura pendiente, pero existe un amplio mercado para iniciativas, como los respectivos salones de idiomas organizados en Madrid y Barcelona por Aseproce, patronal con 70 entidades educativas.

Y es que sólo el 27% de los españoles confiesa poder comunicarse en inglés, frente al 87% de los holandeses o el 32% de los vecinos portugueses. Para remediarlo, 140.000 ciudadanos viajan al extranjero a realizar un curso de idiomas, según datos de la asociación. De ellos, entre el 5% y el 8% son profesionales y directivos.

De éstos, "tenemos dos tipos de casos que se acercan a nosotros. Los que quieren viajar por su cuenta, generalmente ejecutivos júnior, y las empresas que contactan para pagar la formación fuera de España de un sénior", explica Folgueras. Es bastante habitual que una compañía ofrezca cursos de idiomas a sus empleados, pero es menos frecuente que se complemente con una estancia intensiva en el exterior. Aunque para alta dirección y cuadros intermedios (con una parte sufragada por el empleado) empiezan a fomentarse estos viajes, "como una parte más del plan formativo que se ofrece a los profesionales", explica Echevarría.

La duración media de estos cursos en el extranjero suele ser de una semana. "Son cuatro, cinco o siete días intensivos, en clases individuales", explica Juan Manuel Elizalde, presidente de Aseproce. También es habitual que se fomente el alojamiento en casa del profesor, "para que la inmersión sea total", agrega. Y es que, como explica Folgueras, es fundamental viajar fuera para aprender la base del idioma, no la parte técnica de su profesión, sino la que permite hacerse entender.

El coste de estos cursos semanales puede variar bastante según el tipo de alojamiento y horas, pero una semana intensiva, de seis a ocho clases individualizadas al día, puede costar alrededor de 4.000 euros.

Estas empresas también se encuentran con que los profesionales y directivos son reacios a compartir pisos con familias. Por eso les ofrecen estancias con el profesor, en apartamentos, en hoteles o una última moda, "con familias executive", explica Folgueras, "de personas con un alto nivel de vida y cultural, donde se puedan sentir cómodos". "Hay cursos intensivos de fin de semana muy selectos, como por ejemplo de muy altos ejecutivos que se reúnen en una mansión europea para perfeccionar el idioma y que puede costar 6.000 euros", asegura Elizalde. De hecho, los ejecutivos piden necesidades muy concretas, "como dos días intensivos únicamente para preparar una presentación en público", cuenta.

"Lo que tienen en común es una falta de tiempo, agendas muy apretadas, por eso sus destinos favoritos son Gran Bretaña e Irlanda", explica el presidente de Aseproce, y el perfil de edad está entre los 45 y los 55 años.

"Muchos puestos en multinacionales requieren reportar al director, que es de fuera, en inglés o con las oficinas centrales también en inglés", afirma el director de Adecco Professional, quien asegura que el 99% de los puestos en multinacionales requiere el inglés y, ante dos currículos iguales, se elegirá el que sabe idiomas. Aunque hay esperanzas para quien no los domine. "Hay puestos en los que se prioriza la experiencia. Aunque siempre hay un plan B formativo", asegura Echevarría.

30.000 becas para estudiar fuera y el auge del chino

Para los más jóvenes, hasta 30 años, el Ministerio de Educación ha reeditado una convocatoria de 30.000 becas para estudiar inglés, francés y alemán en el extranjero. El departamento de Ángel Gabilondo destinará 50 millones de euros a la iniciativa. Estas ayudas también incluyen la formación continua para los maestros que deseen mejorar su nivel.

La mayoría de estas becas son para realizar cursos de inglés, ya que este idioma sigue siendo el rey de las necesidades profesionales. Sólo el francés y el alemán se unen a los requisitos para un puesto directivo si el capital es de alguno de esos países, corroboran desde Aseproce.

Pero también está surgiendo con fuerza una demanda de viajes para aprender chino. "De momento es algo muy minoritario, pero nos estamos preparando porque esperamos un fuerte aumento de la demanda en los próximos años", explica el presidente de la asociación.

Salón de los idiomas

Ya son siete las ediciones del Salón los Idiomas que organiza Aseproce. En el palco de honor del Santiago Bernabéu se reunieron 34 expositores para atender a 3.000 visitantes. En la edición barcelonesa se reunieron el fin de semana pasado 17 empresas del sector.