Polémica

Sony Picture descarta irse de España

El gigante del entretenimiento Sony Picture emitió ayer un comunicado en el que aclaraba que la compañía "no tiene intención de abandonar el mercado español" aunque matiza que estudia la viabilidad de sus operaciones.

La declaración se producía tras la noticia publicada por Los Angeles Times en la que Michael Lynton, presidente de Sony Pictures Entertainment, aseguraba que "la gente en España está descargando películas en tal cantidad que está a punto de dejar de ser un mercado viable". El directivo incluso afirmaba que esta situación podría llevar a la compañía a salir de España, tal y como ya sucedió en Corea del Sur.

En el mismo comunicado, que llegó a CincoDías tras el cierre de su edición impresa, Sony Picture advertía, no obstante, que "el estudio controla de cerca las ventas de vídeo y las descargas en cada uno de los mercados en que opera para evaluar la viabilidad de los negocios respectivos". Durante todo el miércoles este periódico intentó contactar con algún portavoz internacional y de la división española de la multinacional, sin éxito. Pese a todo, la noticia publicada por el diario estadounidense de que Hollywood estudiaba abandonar el mercado español de DVD corrió como la pólvora ante la amenaza de que los principales estudios pudieran dejar de vender este producto en nuestro país.

Con todo, la filial española de otro estudio, Universal, descartó ya ayer que fuera a abandonar este negocio en España. Y un portavoz de Paramount aseguró no tener noticias sobre una acción de este tipo. "Aunque no me extrañaría porque el Gobierno español no está haciendo nada contra la piratería", señaló.

El secretario general de la Unión Videográfica Española (UVE) y director general de la Federación de la Protección Intelectual (o Federación Antipiratería), José Manuel Tourné, calificó de "impresentable" y de "una vergüenza" el estado de la piratería en España. Y añadió que aproximadamente el 18% de las descargas ilegales que se producen en el mundo se llevan a cabo en España. Según datos que maneja la UVE, el mercado de los DVD ha perdido cerca de un 60% de sus ingresos. Ha pasado de generar 430 millones de euros a 178 millones.