Para evitar desequilibrios

El FMI pide a Europa más integración y coordinación económica

El director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, reclamó hoy a Europa nuevas medidas que fortalezcan una "mayor integración y una coordinación" de la política económica y financiera, para evitar que se produzcan "grandes desequilibrios" en el continente como los registrados durante la última crisis financiera.

El director gerente del Fondo Monetario Mundial (FMI), Dominique Strauss-Kahn
El director gerente del Fondo Monetario Mundial (FMI), Dominique Strauss-Kahn

Durante una conferencia en la Escuela de Económicas de Varsovia, Strauss-Kahn, recalcó que la reciente crisis financiera han puesto en evidencia alguna de las deficiencias del marco institucional de Europa y defendió que ahora hay una oportunidad para fortalecer la integración y la cooperación en el continente. "La crisis ha sido un revés, pero los beneficios de la integración están fuera de duda", remarcó.

En este sentido, señaló que los principales marcos europeos de política macroeconómica, financiera y estructural son hoy en día "relativamente independientes unos de otros". "Una de las lecciones de la crisis en Europa es que una moneda única sin una coordinación política suficiente podría conducir a grandes desequilibrios", destacó.

Strauss-Kahn agregó que para recuperar la confianza en la sostenibilidad fiscal de Europa, las autoridades deben formular, comunicar y empezar a aplicar estrategias de salida de la crisis tan pronto como sea posible, salvo aquellas que puedan afectar a la demanda agregada, que deben posponerse hasta 2011.

Además, también consideró "fundamental" revisar la arquitectura financiera europea y establecer "un marco europeo integrado de prevención, gestión y resolución de crisis", que incluya una autoridad europea con el mandato y las herramientas para hacer frente de una forma rentable a los defectos sistemáticos de los bancos transfronterizos.

Crecimiento y empleo

Asimismo, pidió que se tomen medidas para reactivar el crecimiento y luchar contra el desempleo y subrayó que, en el corto plazo, las políticas financieras y económicas deben estar orientadas a apoyar el crecimiento y facilitar ajustes en los países con grandes déficits fiscales y de cuenta corriente. "Los países europeos deben trabajar juntos para sostener la recuperación", agregó.

En el largo plazo, según Strauss-Kahn, la clave es impulsar la competitividad de Europa, por ejemplo, haciendo frente a la rigidez de los mercados laborales. En este sentido, recordó la experiencia de los países emergentes de Europa, donde "unos mercados de trabajo eficaces están permitiendo a muchas economías recuperarse más rápidamente de la crisis y deberían dar un impulso a sus competitividad en los próximos años".

Por otro lado, recalcó que una mayor integración con Europa occidental ha supuesto significativas mejoras para los países del centro y el Este del continente en términos de crecimiento económico, comercio, inversión y niveles de ingresos. En esta línea, añadió que lo más importante es que la integración ha mejorado la calidad de vida de sus ciudadanos. "La integración europea debe acelerarse, no frenarse. Ahora es el momento de dar un paso más en el proyecto europeo", destacó.