Ocio

La familia Duque estrena hotel en la sierra segoviana

Con 12 habitaciones y un restaurante de cocina clásica actualizada.

La cuarta generación de la familia Duque ha dado un paso al frente. Durante más de un siglo ha dirigido una de las casas de comidas de Segovia más concurridas por aquel que busca un buen asado. Ahora toman el relevo Marisa y Julián Duque, al frente del complejo rural La Finca de Duque, con el que han querido ampliar el campo de acción de esta familia de mesoneros a la antigua usanza, en sintonía con los gustos y necesidades de un cliente más moderno y cosmopolita.

El hotel, de estilo solariego está ubicado en plena sierra de Guadarrama y a tan sólo diez minutos de Segovia. Alberga 12 habitaciones, dos de ellas suites, equipadas con todos los detalles y servicios para pasar una estancia de auténtico lujo y bienestar. Cada una de las estancias, de diseño y ambiente diferente, han sido cuidadosamente diseñadas por la firma de decoración Becara. Presiden los tonos suaves, ocres, verdes y marrones, que se mimetizan con el paisaje que se aprecia tras los ventanales y balcones y que invitan al relax, creando un ambiente íntimo y cálido.

Las dos suites, las estrellas de la casa, cuentan con sala de estar incorporada y jacuzzi privado. El hotel se completa con un salón con chimenea, biblioteca y zona de juegos y con un comedor donde se sirven generosos desayunos para recargar las pilas y disfrutar con energía de todas las actividades culturales, gastronómicas y rurales que ofrece la zona. Como no podía ser de otra manera, tratándose de los Duque, uno de los platos fuertes es el restaurante, que cuenta con dos elegantes comedores dispuestos en dos alturas. El de arriba, coronado por una gran chimenea y amplios ventanales, permite controlar el paisaje; y el de abajo está presidido por un horno de leña donde se elabora el cochinillo de Segovia, según la receta de Dionisio Duque. La carta se rige por los parámetros de la casa madre: producto de temporada y las recetas de toda la vida elaboradas y presentadas según el canon de la cocina moderna.

Como entrantes, el restaurante propone una gran variedad de ensaladas, las que destaca la de cogollos y perdiz escabechada, la de pimientos rojos con ventresca o la de queso de cabra a la plancha, manzana caramelizada, virutas de jamón y langostinos fritos. Entre los primeros platos son obligados los judiones de La Granja Gran Duque, el chorizo frito a la olla, la morcilla segoviana o el picadillo de matanza. Aunque las estrellas de la casa, son si duda, los asados (de cochinillo de Segovia y de cordero lechal), las carnes y las piezas de caza. La bodega recoge 120 referencias. Más información: www.lafincadeduque.es. Tf. 921 40 30 13.

Oferta

80 euros cuesta la habitación doble y 120 la suite. Es un precio especial por apertura. Luego la doble valdrá 110 y la suite, 150.