Consolidación del sector

La Asamblea de Caja de Burgos aprueba con un 90% de apoyo la incorporación al Grupo Banca Cívica

La Asamblea General de Caja de Burgos aprobó hoy la incorporación de la entidad de ahorro al Grupo Banca Cívica y el contrato de integración, con 97 votos a favor de los 108 emitidos por los miembros asistentes lo que supone cerca del 90% del total.

El presidente de Caja de Burgos, José María Arribas, informó hoy en Asamblea General a los consejeros de la entidad sobre el proceso de integración con Caja Navarra, CajaCanarias y 'Sa Nostra' y al que se prevé que se incorporen próximamente Caja de Ávila y Caja Segovia.

Según pudo recoger Europa Press de un comunicado de la caja, Arribas trasladó a los consejeros información sobre el proceso de integración abierto, del que "ya se han presentado las propuestas del plan integración, del estratégico y del contrato de grupo".

Un proceso que cuenta con el visto bueno inicial del Banco de España y que "precisa aún de un mayor nivel de concreción".

El Contrato de Integración constituye la "piedra angular" del proceso de constitución del Grupo Banca Cívica, y tiene como objeto la configuración del Grupo como una organización integrada. En este sentido, los pasos fundamentales de vertebración del Grupo comenzarán por la creación de la Sociedad Central, que dispondrá de las capacidades operativas de una entidad de crédito.

La Sociedad Central se constituirá como sociedad anónima y, particularmente, como un banco, sujeto por tanto a la supervisión del Banco de España. El capital social de dicha sociedad será aportado por las cajas en la proporción del 41% de Caja Navarra, el 30% de CajaCanarias, y el 29% de la entidad burgalesa.

A continuación se articulará una integración financiera de amplio alcance en un Grupo Económico Consolidable (GEC), estructurada en torno a un Sistema Institucional de Protección de Liquidez y Garantía (SIP), un Sistema de Tesorería Global, y un Sistema de Participación Mutua en Resultados.

Finalmente, se instrumentará un programa de integración funcional estructurado en torno a la centralización de estrategias y políticas; la integración operativa y la puesta en común y desarrollo de negocios. Todo ello, incidieron en el comunicado, "preservando la identidad y naturaleza jurídica de cada una de las cajas que conforman el Grupo, que mantendrán determinadas competencias de gestión sobre el negocio bancario territorial en el marco de las políticas del Grupo, así como su Obra Social y Cultural".

En cuanto al calendario de integración, en el momento que se suscriba el Contrato, es necesaria la suscripción por todas las cajas del Plan Estratégico de Integración; la aprobación por el Banco de España; las autorizaciones de la Comisión Nacional de la Competencia, del Ministerio de Economía y de la Junta de Castilla y León.

En su intervención ante la Asamblea General, el director general de Caja de Burgos, Leoncio García, desgranó a los consejeros generales los detalles del Contrato de Integración y realizó una valoración profesional de la propuesta de integración, y destacó que el quipo directivo de la Entidad se ha marcado como prioridad "procurar el equilibrio óptimo de los nuestros grupos de interés, es decir, los clientes, la sociedad de Burgos y de Castilla y León, los empleados y, por supuesto, la propia Caja vista como una empresa que tiene que desarrollar, necesariamente con éxito, su papel en un mercado".

En este sentido, con este proyecto de integración, Caja de Burgos, aseveró "gana dimensión, solvencia, un proyecto de futuro y con futuro, liquidez, diversificación de los riesgos, mejora del rating y, a largo plazo, mejora de la eficiencia". En palabras del director general, con esta operación Caja de Burgos "gana todas las bondades de pertenecer a un grupo, preservando lo mejor que tenemos como Caja de Burgos".

Explicó que, con la adopción de este modelo, el Grupo se desdobla en una dimensión "hacia el supervisor, los mercados de capitales nacionales e internacionales, las agencias de rating y el propio sector financiero", y en otro segundo espectro que "es la que piden los clientes de siempre, es decir, una caja cercana y comprometida "todavía más solvente y fiable en el largo plazo".

Fortalecimiento del sistema financiero regional

Durante su intervención, el director general, dedicó especial atención a la colaboración al desarrollo económico de Castilla y León. En este sentido, apuntó que la integración de Caja de Burgos en el Grupo Banca Cívica contribuirá precisamente al reforzamiento de dicho principio rector por cuanto Caja de Burgos seguirá formado parte de la Federación de Cajas de Ahorros de Castilla y León.

Además, insistió en que "mantendrá y ampliará su participación en entidades de inversión regional, continuará siendo entidad colaboradora financiera de las administraciones y mantendrá y ampliará su red actual de oficinas en Castilla y León, con un objetivo de fortalecer su presencia regional".

"La incorporación al grupo nos dará como consecuencia más capacidad financiera para apoyar el desarrollo de Castilla y León Por tanto, podemos concluir que nuestro compromiso no solo no desaparece, sino que cuenta con más dimensión para materializarse", matizó.