Para el grupo Volkswagen

Muir espera que los cambios en la dirección ayuden a resolver el "puzzle" de Seat

El presidente de Seat, James Muir, confía en que los recientes cambios en el comité ejecutivo de la empresa, que incluyen el nombramiento del hasta ahora responsable de finanzas de Skoda, Holger Kintscher, como nuevo vicepresidente de Finanzas de la compañía española, contribuyan a resolver "el puzzle" que hasta ahora Seat ha sido para el grupo Volkswagen.

En la rueda de prensa de presentación de resultados de 2009, Muir confió en que el nuevo vicepresidente financiero de Seat sea "un generador de ingresos" para la marca y no un mero "recortador de costes", ya que recordó que asegurar el futuro de la empresa pasa por vender más.

Tras la remodelación directiva acometida por la empresa el pasado viernes, que dejó en manos del mismo Muir de forma temporal las funciones de responsable comercial de la firma, el presidente de Seat confió en que el nuevo equipo apoye y se comprometa con la estrategia de la marca española "con una mentalidad comercial".

Los cambios serán efectivos a partir del 1 de abril e incluyen también el nombramiento del hasta ahora responsable de Finanzas, Dieter Seemann, como nuevo vicepresidente de Compras en lugar de Ralf Brandstätter, que pasará a ser responsable de Compras Exteriores de Volkswagen. El hasta ahora vicepresidente comercial de Seat, Jan-Henrik Lafrentz, asumirá la vicepresidencia de Finanzas de Bentley.

VOLKSWAGEN AG 205,10 -0,32%

El nuevo equipo directivo -con seis vicepresidentes en lugar de siete- tendrá el cometido principal de llevar a la factoría de Martorell (Barcelona) a su máxima capacidad, los 500.000 vehículos, y trabajar para posicionar la marca donde le corresponde.

Muir reconoció que Seat tiene una larga historia de altibajos que le han llevado a "no estar a la altura" de lo que espera el consorcio alemán Volkswagen.

"Es un puzzle no resuelto", sentenció, pero reiteró la "pasión" del grupo por lograr que la empresa funcione, tal y como demuestran la serie de inversiones de los últimos años en Seat (510 millones en 2009).

El presidente de la filial española aseveró que, en el mercado, "hay lugar para un marca mediterránea, latina, con coches de calidad y una imagen atractiva y joven".

Como ya hizo en su primera aparición ante la prensa como presidente de Seat, Muir reiteró hoy su voluntad de quedarse en la compañía para lograr que despliegue "todo su potencial". "Si se hunde, yo me hundo con ella", afirmó.