Hasta el 6 de abril

El Congreso aplaza el debate sobre la enmienda de los blindajes

La Comisión de Economía del Congreso ha decidido aplazar al 6 de abril el debate del proyecto de ley de reforma de las leyes de Auditoría, Mercado de Valores y Sociedades Anónimas, en el que los grupos deberán decidir si suprimen la limitación de los derechos de voto en las empresas.

La decisión fue acordada por todos los partidos después de que el Grupo Vasco EAJ-PNV registrara esta mañana, con las firmas de apoyo de ERC-IU-ICV y Mixto, una solicitud de retraso con el objetivo de disponer de más tiempo para tratar de llegar a un consenso sobre la supresión de los "blindajes" que algunas empresas tienen en sus estatutos mediante la limitación de los derechos de voto.

A su vez, CiU anunció una transacción a la enmienda del PSOE, en la que propone que la supresión de los blindajes afecte únicamente a las sociedades cotizadas y que entre en vigor un año después de la publicación de la ley en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La propuesta del grupo catalán fue acogida en principio favorablemente por el grupo socialista, cuya portavoz, Marta Gastón, destacó que no contraviene "el espíritu" de su enmienda, aunque serán necesario cambiar algunos aspectos.

Gastón insistió en que la idea del grupo socialista es "llegar al máximo consenso posible" en esta ley, que no tiene "urgencia" en aprobar.

Al inicio de la reunión de la Comisión, en la que se ha decidido el aplazamiento, el portavoz económico del Grupo Vasco, Pedro Azpiazu, subrayó la "suficiente enjundia" de la enmienda presentada por el PSOE para suprimir estos blindajes, una decisión que afectaría a grandes empresas cotizadas como Iberdrola, Repsol o Telefónica, que ahora cuentan con un límite de voto del 10%.

Vista la petición de PNV y la propuesta de CiU, el presidente de la Comisión, Antonio Gutiérrez, abogó por el aplazamiento porque, según dijo, es voluntad de todos los grupos "llegar a un acuerdo" y tramitar la nueva norma con "más tiempo" y con el "mayor rigor posible".

El portavoz del PNV, Pedro Azpiazu, consideró hoy que era "obligado" que se retrasara la votación porque la enmienda es "bastante problemática" y "ni el Gobierno ni nadie ha hecho los acercamientos necesarios".

De hecho, sostuvo que esta enmienda "puede poner en riesgo determinadas empresas como Iberdrola", ya que puede permitir que "gente con espíritu puramente especulativo, los llamados tiburones, la destrocen y desmantelen y la vendan, afectando a la estructura productiva".

"ACS puede operar de esta manera pero no necesariamente", añadió Azpiazu, que en cualquier caso rechazó los términos de la enmienda transaccional presentada por CiU.