Presenta el plan estratégico 2010-2013

Caja Inmaculada anuncia la "firme decisión" de intensificar la concesión de créditos

El director general de Caja Inmaculada, Luis Miguel Carrasco, ha anunciado hoy la "decisión firme" de la entidad de intensificar la concesión de créditos, especialmente a empresas y familias, para atender la demanda existente.

Carrasco ha presentado hoy a los más de 1.300 empleados de la entidad las líneas fundamentales del plan estratégico 2010-2013, en una reunión que se ha celebrado en la Sala Mozart del Auditorio de Zaragoza.

En una nota de prensa, CAI informa de que el director general ha explicado la posición de la entidad en el actual contexto de reestructuración del sector de cajas de ahorros y en este sentido ha destacado que la solvencia y liquidez de la caja están "entre las mejores del sector".

El proyecto de futuro de Caja Inmaculada pasa por mantener estas fortalezas y garantizar su personalidad jurídica como caja de ahorros, su Obra Social y sus señas de identidad. "Tenemos que trabajar con ilusión para potenciar nuestra vocación y para que nuestra actividad financiera siga contribuyendo al desarrollo social, económico y cultural de Aragón, como lo ha hecho durante sus más de cien años de existencia", ha dicho Carrasco.

El plan estratégico 2010-2013 establece como objetivos prioritarios la propia continuidad con éxito de la caja, el crecimiento con adecuados niveles de rentabilidad y solvencia, la calidad en el servicio a los clientes, disponer de una organización eficiente y potenciar la identidad y la Obra Social de la entidad, así como el desarrollo de las personas que componen el equipo CAI. Este equipo, ha dicho Carrasco, es "diferente", es "un activo intangible totalmente comprometido con la entidad que va a permitir que el proyecto de la caja sea diferente". Carrasco ha identificado, además, los puntos "clave" que permitirán a la CAI obtener "ventajas competitivas para aprovechar oportunidades y evitar riesgos".

Estos puntos "clave" son la expansión e innovación en productos, territorios, sectores de población y económicos, y el desarrollo de un modelo de organización que fomente el compromiso de las personas con los objetivos e impulso del Grupo financiero CAI. Carrasco ha recordado que en los últimos diez años se han destinado a Obra Social 170 millones de euros, con una media de aportación "muy superior" a la media del sector.

Se muestra especialmente orgulloso de esta Obra Social que es también, ha dicho, "un factor básico de diferenciación" porque se considera que es una de las actuaciones que más contribuye al bienestar de la comunidad y al desarrollo económico.

El director general ha manifestado que Caja Inmaculada es patrimonio de Aragón y "como tal hay que quererla y cuidarla" y ha insistido en que los clientes son "su principal activo y razón de ser", y por eso hay que ofrecerles "el mejor servicio". Finalmente, se ha referido al "magnífico papel" que han desempeñado las instituciones en los últimos años, tanto el Gobierno de Aragón como los grupos que componen los ârganos de Gobierno de Caja Inmaculada: Ayuntamientos, Comunidad Autónoma, impositores, empleados y la entidad fundadora, Acción Social Católica.