Aboga por más ayudas

Deutsche Bank advierte de los efectos en la banca de la crisis griega

El presidente de Deutsche Bank, Josef Ackermann, afirmó que la quiebra de Grecia tendrá efectos dramáticos en la industria financiera y abogó por ayudas a ese país.

"Si no estabilizamos Grecia, nuestro siguiente problema serán los bancos", subrayó Ackermann en un coloquio celebrado en Fráncfort.

Ackermann aventuró que esos efectos no se limitarán a Grecia pues también hay "bancos alemanes con millones en el fuego" de ese país.

Los bancos alemanes son los terceros acreedores de Grecia, con un total de 43.000 millones de euros invertidos en distintos instrumentos financieros, incluido bonos públicos.

Los institutos germanos más afectados son Eurohypo, filial de Commerzbank, y el Hypo Real Estate.