Fainé se presentará si tiene apoyos

Quintás deja la CECA ante la falta de consenso para designar a su sucesor

La reunión de ayer del consejo de administración de la CECA acabó con un giro inesperado. Juan Ramón Quintás, presidente de la Confederación, dejó su cargo ante la falta de acuerdo sobre su sucesor. Durante el consejo, hasta cuatro presidentes de cajas le pidieron que abandonara para facilitar su relevo.

Quintás deja la CECA ante la falta de consenso para designar a su sucesor
Quintás deja la CECA ante la falta de consenso para designar a su sucesor

Querían dos presidentes, pero han acabado sin ninguno. El orden del día del consejo de administración de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), celebrado ayer en Sevilla, recogía la "deliberación y, en su caso, el nombramiento" de un nuevo presidente. Juan Ramón Quintás, quien ocupaba hasta ayer ese cargo, pretendía coincidir un mes con su sucesor y así facilitar el traspaso de poderes. Sin embargo, ante la falta de acuerdo sobre el procedimiento seguido y la ausencia de un candidato de consenso, Quintás optó por abandonar su cargo.

La dimisión de Quintás, quien ha estado al frente de la CECA durante los últimos ocho años, se produjo de un modo poco ortodoxo. Después de tres horas de reunión del consejo, el directivo compareció ante los medios de comunicación para explicar que no había habido acuerdo sobre la designación de su sucesor y que se había convocado un consejo monográfico, para el 20 de abril, con el único propósito de escoger a un nuevo presidente.

Lo que no explicó Quintás, que estaba acompañado por el director general de la CECA, José Antonio Olavarrieta, y por el presidente de Cajasol, Antonio Pulido, es que durante la reunión había puesto su cargo a disposición del consejo. De acuerdo con fuentes financieras, al acabar el encuentro no hubo un pronunciamiento claro sobre si se aceptaba o no la dimisión.

El 20 de abril las cajas celebrarán un consejo especial para designar al nuevo presidente

Durante el consejo, 24 de los 26 miembros tomaron la palabra y, según las citadas fuentes, hasta cuatro de ellos reclamaron a Quintás que dejara su puesto, para facilitar la elección de su sucesor. Según su razonamiento, la pretensión de Quintás de compatibilizar su cargo con su relevo no está contemplada en los estatutos, por lo que la mejor solución pasaba por la salida del actual presidente.

Grupo opositor

De acuerdo con fuentes conocedoras de la reunión, fueron Braulio Medel (de Unicaja), Rodrigo Rato (de Caja Madrid) y José Luis Olivas (de Bancaja) quienes se mostraron más discrepantes con la continuidad de Quintás. El primero, con el argumento de que no puede coexistir dos presidentes y los segundos, alegando que había sido innecesario adelantar la elección del sucesor.

En el trasfondo del agitado consejo de ayer está la candidatura informal de Isidro Fainé, presidente de La Caixa, para suceder a Quintás. Según varias fuentes, desde la semana pasada, el Gobierno ha promovido la elección de Fainé, a costa de Amado Franco, presidente de Ibercaja, quien era el mejor situado hasta entonces.

Lo más chocante de la salida de Juan Ramón Quintás de la presidencia de la CECA fue el modo en que se produjo. En la citada comparecencia ante la prensa, llegó a asegurar que la reunión del consejo había sido "una de las dos o tres más satisfactorias" desde que accediera al cargo en 2002.

La comparecencia ante los medios de comunicación terminó de forma precipitada, ya que el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Antonio Griñán, y las esposas de la mayoría de los presidentes, esperaban en un recinto anexo para participar en una comida organizada por Cajasol, anfitriona del evento. Pese a lo dilatado del consejo, ningún factor revelaba que se hubiera producido una ruptura de tal calibre.

Fue después de la comida cuando, tras nuevas llamadas y contactos entre presidentes, se dio por aceptada la renuncia de Quintás.

Hasta el consejo monográfico del 20 de abril, los cuatro vicepresidentes de la Confederación, entre los que se encuentran Isidro Fainé y Rodrigo Rato, serán quienes asuman, si es necesario, las funciones de representación que venía desarrollando Quintás. Además, el director general de la CECA, José Antonio Olavarrieta, seguirá a cargo del día a día de la organización.

Una de las repercusiones inmediatas de la salida de Quintás es que la candidatura de Amado Franco pierde fuerza. Para muchos, ésta estaba apadrinada por el anterior presidente y, con lo sucedido, no está nada claro que vaya a mantenerse.

Tres opciones para representar al sector

Entre el lunes y el martes las llamadas entre las principales cajas de ahorros para buscar apoyos para que el presidente de La Caixa, Isidro Fainé, pudiera presentar candidatura para sustituir a Juan Ramón Quintás se intensificaron. Fainé, que ha optado por no postularse hasta tener seguro una mayoría amplia para optar a presidir la CECA, contaba a priori con el respaldo de Economía, el PP -tanto Cristobal Montoro como Mariano Rajoy le habían sugerido también que se presentará para el cargo-, CiU y PNV.

Rodrigo Rato, de Caja Madrid, y sobre todo Braulio Medel, de Unicaja, han sido los principales defensores de la candidatura de Fainé. Pese a ello, el presidente de la mayor caja de ahorros española, de 67 años de edad, aseguró ayer tanto en la comisión ejecutiva como en el consejo que no era candidato. Lógico, ya que se espera que en los próximos días se intensifiquen los contactos para lograr el respaldo necesario para presentar su candidatura el próximo 20 de abril y ser nombrado presidente de la confederación ese día. Si no se logra este consenso, el responsable de La Caixa está decidido a no dar la batalla. En ese caso, y según apuntan varios presidentes de las entidades de ahorros que apoyan a Fainé, aseguran que Braulio Medel se postularia para el cargo, opción que el Gobierno también vería con buenos ojos. Medel insiste en que no.

El presidente de Ibercaja, Amado Franco, uno de los principales damnificados del consejo de ayer, ha manifestado a las cajas que hasta ayer le apoyaban que, pese a todo, mantiene su candidatura.

Una tensa ejecutiva

El consejo de administración de la CECA de ayer duró poco más de una hora, según fuentes del mismo. Lo que realmente retrasó la jornada fue el encuentro de la comisión ejecutiva, en la que coincidieron Quintás con los principales opositores a su continuidad.