TRIBUNA

Reformar para avanzar, emprender para crecer

La salida de la crisis está ligada necesariamente a la adopción de un nuevo marco laboral cuyas medidas fomenten la contratación y reduzcan el alto nivel de desempleo. Es el momento de lanzar propuestas y de que se nos escuche. Tras años de reivindicaciones y propuestas para que se facilite el acceso a la financiación de las pymes, acabamos de firmar un acuerdo con Enisa, la Empresa Nacional de Innovación, SA, adscrita al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio a través de la Dirección General de Política de la Pequeña y Mediana Empresa, para estimular la creación de empresas a través de una línea de préstamos directos con condiciones preferentes, por importe máximo de 50.000 euros. Lo innovador de esta propuesta es que para su concesión no se exigirán avales, sino que presente como garantía un proyecto viable y de futuro. Desde Ceaje aplaudimos esta iniciativa, hoy más necesaria que nunca, y valoramos sinceramente que se haya confiado en nosotros para gestionarla, pues sin duda supondrá el nacimiento de nuevas pymes, que es lo que necesita en estos momentos nuestro país.

En el plano laboral, hemos lanzado una propuesta de reforma que paso a detallar y que creemos muy interesante debatir, pues podría ser aceptada por todas las partes sin pérdida de derechos por ninguna de ellas. Al revés, se combina la seguridad de los trabajadores con la flexibilidad requerida por los empresarios.

Nuestra propuesta de reforma del mercado laboral ha sido formulada desde nuestro foro de economistas, donde se reúnen profesionales de prestigio menores de 40 años para debatir temas que consideramos importantes para el futuro de nuestras empresas y nuestro país.

En cuanto al régimen de contratación, apostamos por una simplificación de manera que se avance hacia una única figura contractual con vigencia indefinida hasta que una de las partes le ponga fin con el sistema compensatorio de modelo austriaco.

Residualmente, sería necesario mantener algún tipo de contrato de naturaleza temporal, pero para casos mucho más restringidos que en la actualidad.

Abogamos por un sistema por el que parte de las cotizaciones sociales que el empresario paga por los trabajadores se utiliza para dotar una cuenta de cotización individual, que el trabajador puede aprovechar durante etapas de desempleo o al jubilarse, y, a cambio, se eliminan los costes por despido. Las empresas contribuirían anualmente con un porcentaje del salario libre de impuestos a la constitución de unas cuentas de salario individuales, nominativas de cada trabajador. El trabajador, a medida que acumula años de trabajo va viendo crecer los recursos depositados en su cuenta. Los recursos acumulados pueden utilizarse en el caso de que quede en desempleo o, de no ser así, en el momento de su jubilación.

Si el trabajador cambia de trabajo, su cuenta permanece, por lo que al cambiar de empleo la potencial indemnización por despido no vuelve a comenzar de cero. De esta manera, se está favoreciendo la movilidad de los trabajadores y se incrementa el ahorro de las familias. Todos los trabajadores se benefician, ya que todos tienen su cuenta. Con el sistema español actual, si un trabajador no es despedido no recibe indemnización a la hora de su jubilación y nunca se beneficia monetariamente de esa elevada protección con la que contó su contrato. Este caso es muy frecuente en aquellos trabajadores que se jubilan tras muchos años en la misma empresa.

El absentismo es otra de nuestras principales preocupaciones, ya que perjudica a todos. Planteamos reconocer un ajuste de salario al trabajador que menos falta de su puesto, a cambio de controlarse más las ausencias por incapacidad temporal por contingencias o enfermedades comunes sin que en ningún caso las compañías complementen la prestación pública que paga la Seguridad Social durante el periodo de contingencia.

Esperamos que nuestras propuestas sean escuchadas, analizadas y tenidas en cuenta para poder seguir avanzando en la creación de empleo, generación de riqueza y contribuyendo al progreso de nuestro país.

Patricio Rodríguez-Carmona. Presidente de CEAJE (Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios)