Cambios en las condiciones laborales

Unos 3.000 trabajadores de tierra de British Airways amenazan con ir a la huelga

El personal de 'hadling' y de tierra de British Airways (BA) que trabaja en la terminal 5 del aeropuerto de Londres-Heathrow, unos 3.000 trabajadores, amenaza con ir a la huelga ante los cambios en las condiciones laborales que les propone la compañía.

El personal de 'hadling' y de tierra de British Airways (BA) que trabaja en la terminal 5 del aeropuerto de Londres-Heathrow, unos 3.000 trabajadores, amenaza con ir a la huelga ante los cambios en las condiciones laborales que les propone la compañía.

Según el 'Financial Times', el sindicato Unite, que también representa a los 12.000 tripulantes de cabina (TCP) de BA que ya votaron ya a favor de una huelga, todavía sin fecha, en contra del plan de costes de la aerolínea, celebrará otra votación consultiva entre este colectivo si la compañía no cede en su intención de erradicar las horas extra.

En una carta enviada al colectivo de tierra y 'hadling' en Heathrow, a la que tuvo acceso el citado diario, BA propone cambios en las condiciones laborales de este colectivo, entre ellas la eliminación de las horas extraordinarias.

Unite teme que la erradicación de las horas por este concepto para el colectivo de tierra supongan un exceso de la jornada laboral estipulada actualmente, amenaza a la compañía con ir a la huelga.

Es el segundo frente abierto entre el sindicato mayoritario Unite y BA. Los 12.000 TCP de British votaron el mes pasado por abrumadora mayoría -80%- convocar una huelga, cuya fecha todavía no han establecido a la espera de continuar las negociaciones con BA, aunque ya garantizaron que no sería en Semana Santa.

Unite tiene de plazo hasta el próximo lunes para llamar a la huelga a los TCP y hacer públicas las fechas de los paros, que deberían comenzar el próximo 22 de marzo, según la normativa vigente antes de que expire el resultado de la votación.

BA lleva meses tratando de alcanzar un acuerdo con los más de 3.000 trabajadores de servicios de rampa y equipaje en la terminal 5 -de los 5.000 empleados por la aerolínea en dicho aeropuerto- para implementar unas prácticas de trabajo más flexibles. BA LE RESTA IMPORTANCIA.

Por su parte, BA calificó la amenaza del personal de 'hadling' de "prematura y especulativa" ya que la compañía sólo está consultando con el personal de tierra de Heathrow acerca de "los posibles cambios para mejorar la forma de trabajo", según indicó un portavoz de la aerolínea al diario.

La semana pasada el director general de BA en Heathrow, Ken Petrie, dirigió una carta a los empleados de rampa y equipaje para pedirles que rellenaran un formulario sobre sus preferencias de trabajo por departamentos señalando que la empresa asumirá que no hay preferencias de no entregarlo, lo que el sindicato consideró una provocación para saltarse la vía de la negociación.

Al respecto, el portavoz de Unite, Steve Turner, criticó que BA utilice la imposición como método preferido para gestionar las relaciones con su personal.