Pide acelerar la reestructuración

Las Cámaras creen que el sistema financiero tiene miedo a reconocer sus problemas

El presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Javier Gómez Navarro, consideró hoy que el sistema financiero "tiene miedo a reconocer los problemas que tiene", lo que, subrayó, entra dentro de su lógica para que no se produzca "el pánico".

En una entrevista a la Cadena Ser, recogida por Efe, Gómez Navarro respondió así tras ser preguntado por las críticas que le han llovido tras asegurar que la banca no recuperará el 30 por ciento de lo que le adeudan los promotores inmobiliarios.

Insistió en que si los promotores inmobiliarios "le deben al sistema financiero 350.000 millones de euros" y el precio de la vivienda y el suelo baja, hay que preguntarse cuánto tendrán que bajar sus activos para poder venderlos, así como cuánto tiempo van a tardar en hacerlo. Aseguró que los que han financiado suelo tendrán que bajar los precios más de un 30%, porque el suelo ha bajado mucho más de valor.

Los que hayan financiado una segunda vivienda y pisos en la costa también deberán afrontar una bajada muy grande en su precio, en tanto que los que lo hayan hecho en primeras viviendas y a precios más bajos pondrán vender con una caída del preciso inferior al 30%.

"Si se hace la media, entre el 20 y el 30 por ciento", afirmó Gómez Navarro, que añadió que los que le critican "o no han hecho los cálculos o no les interesa (hacerlos)".

Preguntado por si el sistema financiero está "más tocado" de lo que se ha dicho, el presidente del Consejo de Cámaras de Comercio señaló que "desde el primer momento" tiene "muy claro" que la burbuja inmobiliaria no es sólo un problema del sector constructor si no que afecta también a la banca.

"El problema no es sólo que van a vender más barato. El problema es que no venden y tienen inmovilizado un dinero que no renta. El negocio de la banca es prestar dinero y ganar dinero con ello", afirmó Gómez Navarro.

Pide acelerar la reestructuración

Advirtió de que el problema se puede agravar si no se acelera el proceso de reestructuración del sistema financiero que, criticó, ahora avanza muy despacio por motivos políticos, personales, regionales y empresariales, ya que nadie quiere dejar de tener una caja de ahorros en su localidad.

"Todos pensamos que iba a ir más deprisa y que las medidas que se habían tomado podían resolver" la situación, dijo Gómez Navarro, que apuntó que cuanto más tiempo pase sin resolverse el asunto, "puede ir a peor".

Respecto a si España cuenta con un buen liderazgo para salir de la crisis, afirmó que "a todo el país le gustaría un liderazgo más claro en materia económica". No obstante, señaló que a las Cámaras no les corresponde criticar, si no proponer y hacer llegar a todos los gobiernos -regionales, locales o nacionales- las necesidades de las empresas y del tejido productivo.

Gómez Navarro añadió que hubo un planteamiento inicial "negativo" al no aceptar la crisis y "hemos estado haciendo siempre un diagnóstico más complaciente de la realidad". "Quizá los ciudadanos echamos de menos que alguien hubiera planteado lo de sangre sobre lágrimas, es decir: tenemos una crisis importante y todos juntos podemos salir si somos capaces de afrontarla", apuntó.