No dará beneficios este año

VW refuerza su plan para rescatar Seat, que cuadruplicó sus pérdidas en 2009

El año 2009 no fue, como era de esperar, un ejercicio excesivamente bueno para Seat. El desplome del mercado provocó que la marca española registrase unas pérdidas operativas de 339 millones de euros, frente a los 78 millones de 2008. La enseña catalana es, junto a Bentley, la única de la multinacional Volkswagen que está en números rojos.

Los directivos del grupo Volkswagen lanzaron ayer un mensaje de apoyo a Seat, a pesar de la marcha de la marca española en el pasado año. El vicepresidente del grupo y presidente del consejo de administración de Seat, el madrileño Francisco García Sanz, echó ayer la culpa de los males de la firma al desplome del mercado, y anunció un "amplio plan" para la marca, que incluye, como ya se ha anunciado con anterioridad, la ampliación de la gama con nuevos modelos y la entrada en nuevos mercados, fundamentalmente el asiático. "Si el mercado español se hubiera comportado según lo previsto, Seat hubiera ganado dinero este año", explicó García. No fue así: registró unas pérdidas operativas de 339 millones, frente a los 78 millones de 2008.

La caída de las ventas ha provocado que se revisen todos los planes, como el desplegado por el anterior presidente ejecutivo de Seat, Erich Schmidt. Sin embargo, García Sanz aseguró que se mantienen las previsiones de comercializar 800.000 coches en 2018. Este año, se lanzarán al mercado el nuevo Ibiza ST y, después del verano, la nueva generación del Alhambra. El nuevo León llegará en 2012.

García Sanz recalcó que Seat "tiene que entrar en Asia y en Sudamérica", aunque señaló que los proyectos se habían pospuesto por la actual situación económica. Así, afirmó que a su entrada en la región asiática contribuirá la alianza alcanzada entre el grupo con sede en Wolfsburg y la japonesa Suzuki.

El proyecto de entrar en Asia y América Latina se ha pospuesto por la crisis

VOLKSWAGEN AG 170,32 0,57%

La compañía japonesa, según García Sanz, "encaja a la perfección con Seat y con el resto del grupo, porque permite la entrada al mercado asiático y porque tiene una gama de productos pequeños similares a los de Seat". En 2009, VW adquirió el 19,9% de la empresa nipona.

El presidente del consejo de Seat, además, descartó que vaya alterarse la situación de la compañía dentro del organigrama de VW, como por ejemplo, pasar a formar parte de la checa Skoda. Añadió que Seat dará en 2010 "un paso muy importante" hacia la rentabilidad.

La facturación de Seat alcanzó en 2009 los 4.561 millones, lo que se traduce en una reducción del 12,2%. Su volumen de ventas fue de 319.000 unidades, un 15% menos. La producción disminuyó un 19,2%, hasta 308.000 unidades. El principal modelo fue, un año más, el Ibiza, del que se ensamblaron 173.715, el 9,7% menos. La segunda posición recayó sobre el León, con 66.368 unidades, un 31% menos, mientras que el tercer modelo más fabricado fue el Altea/Toledo, con 33.362 unidades, un 44% menos.

En cuanto a la retribución, García Sanz percibió el pasado año 2,99 millones, lo que supone una disminución del 68,5%.

Optimista de cara a 2010

El presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn, aseguró que la "crisis de la industria ha tocado fondo" y anunció que, en enero y febrero, la compañía "registró un "fuerte comienzo del ejercicio", con VW, Audi, Skoda y Seat "bastante por encima del ejercicio anterior". Para este año cuenta con vender más coches, mejorar su cifra de facturación y "hacer más dinero que en 2009". Volkswagen quiere alcanzar un volumen mundial de ventas de ocho millones de unidades a medio plazo y de comercializar diez millones en 2018. En 2009, ganó 960 millones, el 79,8% menos. La facturación se situó en 105.187 millones, el 7,6% menos, mientras que el resultado operativo fue de 1.855 millones (-70,7%). La corporación alemana ha reducido en un 17% el dividendo.