Tras cuadruplicar sus pérdidas en 2009

El mercado español se ceba con Seat

La marca cuadruplica sus pérdidas y descarta beneficios en 2010.

Seat aumenta el ajuste de producción, que ya afectará a 4.700 trabajadores
Seat aumenta el ajuste de producción, que ya afectará a 4.700 trabajadores

Mal año para Seat por culpa de España. La debacle del mercado nacional en 2009 provocó que la marca española del grupo Volkswagen sufriese unas pérdidas de 339 millones de euros el pasado ejercicio, lo que supone cuadruplicar las cifras del año anterior. 2010, además, no verá un retorno a la rentabilidad de la compañía radicada en Barcelona, según explicó ayer el vicepresidente del grupo Volkswagen y presidente del consejo de administración de Seat, Francisco García Sanz, durante la presentación de resultados del consorcio alemán en la sede de la compañía en Wolfsburgo (Baja Sajonia, Alemania).

La marca presentará sus resultados completos el próximo día 24. Este año, la división "avanzará en su objetivo de recuperar la rentabilidad", aunque descartó que dado el estado del mercado, Seat pueda volver a entrar en beneficios. De todo el grupo, Seat y Bentley son las única smarcas que están en números rojos operativos.

Para lograr este regreso a beneficios, los principales directivos de la multinacional anunciaron un "amplio plan" para la filial, que incluirá el lanzamiento de nuevos productos y la entrada en nuevos mercados, como el asiático, o la potenciación de la presencia en Sudamérica.

Pese al mal momento del mercado español, su principal fuente de ventas, García Sanz aseguró en respuestas a los periodistas españoles que la compañía aún no ha abandonado los planes de comercializar 800.000 vehículos.

Con todo, el ejercicio de la multinacional no fue nada malo. Volkswagen comercializó 6,3 millones de automóviles en todo el mundo a lo largo del pasado ejercicio, lo que se traduce en un leve incremento del 0,6% en comparación con las cifras de 2008, lo que permitió al consorcio hacerse con una cuota de mercado del 11,3%, frente al 10,3% contabilizado en 2008.

El beneficio neto ascendió a 960 millones de euros, lo que supone una disminución del 79,8% en comparación con las cifras del año anterior, aunque, a diferencia de otros grandes fabricantes, la compañía logró mantenerse en ganancias.

La facturación del grupo que presidido por Martin Winterkorn se situó en 105.187 millones de euros entre enero y diciembre del año pasado, lo que se traduce en una disminución del 7,6% si se compara con las cifras de 2008, mientras que la empresa registró un resultado operativo positivo de 1.855 millones de euros (-70,7%). A raíz de estos resultados económicos, la corporación alemana ha decidido reducir en un 17% el dividendo a repartir entre sus accionistas y lo situará en 1,6 euros por cada acción ordinaria y en 1,66 euros para los títulos preferentes.

El máximo responsable del consorcio afirmó que durante el pasado año su empresa trabajó mucho para crecer y señaló que no tiene intención de parar el ritmo durante 2010 y destacó que su intención es aumentar la facturación y el resultado operativo en 2010, para lo que seguirán llevando a cabo una sistemática reducción de costes y una disciplina en sus inversiones.