Apuesta por aviones más grandes

Air Nostrum pierde 16,2 millones en 2009, pero augura beneficios en 2010

Air Nostrum cerró el ejercicio 2009 con un resultado negativo neto de 16,2 millones de euros, 9,1 de ellos correspondientes a las compensaciones por la salida de flota y personal contemplada en su plan anticrisis; unos ingresos de 561,4 millones -un 17,7% menos que en 2008-, y 4,6 millones de pasajeros transportados -un 12,7% menos-.

No obstante, espera "volver a beneficios en 2010" gracias a medidas como el inicio de la sustitución de su flota por reactores de mayor capacidad, los nuevos CRJ1000 de 100 plazas.

Así lo señaló hoy en rueda de prensa el presidente de la compañía, Javier Serratosa, quien valoró haber "conseguido minimizar los resultados negativos" en un "año terrible en caída de tráfico", en el que aplicaron un "exigente plan de choque" para mejorar la ocupación y el ingreso medio por pasajero.

Este plan generó un ahorro de 34 millones mediante el recorte de la producción en un 24 por ciento tras eliminar frecuencias y rutas no rentables, la salida de once aviones y unos 400 trabajadores -97 con un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) y el resto por no renovación de temporales-, la venta del excedente de repuestos y la reducción del servicio a bordo y del gasto de marketing y oficinas.

El responsable de la franquiciada de Iberia para vuelos regionales auguró un ejercicio sin "caídas grandes", con "una situación estable en una base baja durante un tiempo" y la recuperación de los resultados positivos cosechados durante los 13 años anteriores gracias a la mejora del factor de ocupación y del ingreso medio, menores costes tanto fijos como de combustible y el cambio a aviones más grandes que reducirán un 32% el coste por asiento.

En concreto, el próximo mes de octubre recibirán el primero de los 35 CRJ1000 comprometidos con el fabricante canadiense Bombardier, que lanzarán a nivel mundial e irán incorporando hasta 2016, con lo que da comienzo la sustitución paulatina de sus aviones de 50 plazas.

El consejero delegado de Air Nostrum, Carlos Bertomeu, señaló que ese cambio estratégico en su flota es una de las principales medidas que adoptará la compañía a medio plazo "sin cambiar la esencia de su producto", orientado principalmente al cliente de negocios, al que ofrece multifrecuencia, un servicio de calidad, vuelos de ida y vuelta en el día, puntualidad y regularidad.

Al respecto, destacó que la "paulatina, ordenada, pero muy firme" evolución hasta centrarse en los módulos de entre 70 y 100 plazas disminuirá los costes operacionales y de consumo de combustible por asiento, sigue la tendencia de reducir las emisiones y dará como resultado "una flota más eficiente" y con una "complementariedad absoluta" con los aviones actuales de la compañía.

Resaltó asimismo que se trata de una medida estratégica que "es coherente con la evolución del mercado" y, de hecho, vaticinó que en un plazo de tres años, la mayor parte de las aerolíneas regionales europeas emularán esa evolución hacia módulos más grandes.

Mantenimiento para terceros

Bertomeu apuntó que Air Nostrum seguirá apostando por la diversificación de ingresos y valoró, en este sentido, el "significativo" volumen de ingresos obtenido mediante los contratos para el mantenimiento y la realización de modificaciones en aeronaves de importantes fabricantes mundiales, fuerzas aéreas de diversos países europeos y organismos dedicados a vigilancia y medio ambiente.

La compañía también pretende situarse "a la vanguardia tecnológica", para lo que lidera el proyecto de mantenimiento con realidad aumentada Mantra con la Universidad Politécnica de Valencia y la Universidad de Monterrey (México) y colabora con la Agencia Espacial Europea (ESA) en el proyecto Egnos de navegación por satélite, además de mantener la calidad de su servicio.

Respecto a la repercusión de la llegada del tren de alta velocidad (AVE) a Valencia, Bertomeu reconoció que "claramente va a tener impacto" en las operaciones con Madrid de la aerolínea puesto que "se pierde muy rápidamente una parte importante de su cuota de mercado", aunque remarcó que "bienvenido sea" dado que hará crecer el mercado.

Precisó que, al igual que sucedió con Zaragoza, reducirán el número de frecuencias en esos vuelos y se centrarán en aquellas que faciliten las conexiones con otros vuelos.

"Aliados" de Iberia

Por otra parte, tanto el presidente como el consejero delegado de Air Nostrum ratificaron las buenas relaciones que mantienen con Iberia, de quien son "aliados muy fuertes". En este sentido, Bertomeu destacó que "cuanto más próspera y eficiente en costes" sea ésta, más beneficiada se ve la aerolínea regional, por lo que consideró "un magnífico movimiento" el acuerdo de fusión con British Airways, ya que supone "tener un primo de Zumosol más fuerte".

Serratosa garantizó asimismo que la intención de Iberia de externalizar las rutas de mayor densidad que opera en la actualidad con su propia flota para que sean asumidas por "una compañía más competitiva, de bajo coste", es una medida "completamente compatible" con las conexiones de las que se hace cargo Air Nostrum.

En otro orden de cosas, Bertomeu comentó que en verano incorporarán "muy pocas nuevas rutas" e irán recuperando parte de las eliminadas desde Madrid hacia distintos puntos de Francia, mientras que tienen "decidido" establecer conexiones desde Castellón a Madrid y estudian lanzar "operaciones de oportunidad" desde la capital de La Plana como volar "a las islas en verano o al norte".