Descarta medidas unilaterales

Corbacho cree que habrá pacto sobre la reforma laboral en abril

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, afirmó hoy que las negociaciones con la patronal y los sindicatos sobre la reforma del mercado de trabajo "están yendo francamente bien" y se declaró convencido de que será posible alcanzar un acuerdo "antes de final de abril".

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho
El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho

"El Gobierno en estos momentos no está contemplando la hipótesis de que no haya acuerdo", dijo Corbacho al ser preguntado por las medidas que adoptará el Ejecutivo en el caso de que vuelva a fracasar el diálogo social.

El Gobierno "está trabajando de una manera intensa, y por cierto muy positivamente, con los agentes sociales, y de momento las reuniones están yendo francamente bien y yo estoy convencido de que vamos a llegar a un acuerdo", insistió en declaraciones a la prensa antes de presidir una reunión de ministros de Trabajo de la UE.

Explicó que el acuerdo sobre la reforma laboral "debe centrarse" en las propuestas que remitió el Gobierno a los agentes sociales y recordó que este documento fue valorado "muy positivamente" tanto por los secretarios generales de UGT y de Comisiones Obreras como por los presidentes de CEOE y de Cepyme. "Yo creo que vamos a llegar a un acuerdo antes de final de abril", subrayó Corbacho.

Por su parte, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha dicho hoy que abril es un plazo "razonable" para llegar a un acuerdo sobre la reforma laboral, aunque ha señalado que, por sí misma, no resuelve los problemas del paro y que para ello es más importante la recuperación del crédito hacia empresas y familias.

Esta fecha, según Méndez, "verbaliza un compromiso implícito" y considera que no sería lógico que las conversaciones se prolongasen más allá de abril, aunque por 15 ó 30 días más tampoco pasaría nada, ya que, para Méndez, se trata de un "terreno trillado" y con los problemas "muy identificados".

Sin embargo, Méndez ha dicho que "hay quien de manera interesada" quiere vincular la reforma laboral a la solución de los problemas laborales y ha insistido en que para solucionar el problema de la destrucción del empleo en España es más importante la recuperación "urgente" del flujo del crédito hacia las empresas y las familias.

Para Méndez, una buena negociación sobre la reforma laboral puede "ayudar" y una mala negociación puede "obstaculizar", pero la reforma por sí misma no resolverá los problemas del paro. Ha apostado por la apertura de una negociación para reformar el sistema financiero y la necesidad de abordar una serie de reformas vinculadas a la administración de Justicia, la energía y la educación.