21.874 casas van a comenzar a ofrecerse con carácter inmediato

La Sociedad Pública de Alquiler rechaza casas del stock por mala ubicación

La mitad de las negativas es por falta de acuerdo en la renta a cobrar.

Cuando un promotor no logra vender las viviendas en desarrollo y tiene que hacer frente a la deuda que contrajo para edificarlas, no hay muchas opciones entre las que escoger. Una minoría se decanta por el alquiler. Las cifras que maneja el Ministerio de Vivienda dan fe de ello. Los últimos datos aseguran que 28.200 casas en manos de 214 promotores han sido ofrecidas a la Sociedad Pública de Alquiler (SPA), de las que 23.330 ya han sido evaluadas.

En la mayoría de los casos, la propuesta del promotor llega a buen puerto. De hecho, 21.874 casas van a comenzar a ofrecerse con carácter inmediato, puesto que sus promotores ya han aceptado la renta a cobrar al inquilino propuesta por la SPA.

Sin embargo, por el momento, un total de 1.052 casas han sido rechazadas. En el 55% de los casos la negativa se produjo porque no se pudo alcanzar un acuerdo con el promotor sobre la cuota mensual a cobrar.

En el 45% restante, un total de 471 viviendas, la sociedad pública rechazó hacerse cargo de los arrendamientos por estar ubicadas en zonas mal comunicadas o sin las infraestructuras ni dotaciones necesarias para satisfacer a la demanda. "Se trata de otro de los sinsentidos del boom inmobiliario. Casas construidas con magníficas calidades, que quedarán vacías por un tiempo indefinido al estar localizadas en sitios sin equipamientos como centros sanitarios, colegios o infraestructuras de transporte", describen en una consultora.

En las últimas semanas hay expertos que han planteado qué nuevos usos podría darse a una parte de ese ingente stock de casas que existe sin vender, tales como complejos residenciales para mayores o alojamientos colectivos para jóvenes. Hay otros analistas que no dudan que quizás algunas de esas promociones en zonas sin apenas dotaciones "lo más barato y productivo sea demolerlas".

En cualquier caso, fuentes de la sociedad pública afirman que el perfil del promotor interesado en los servicios del organismo es de tipo medio y pequeño, aunque aumentan las consultas efectuadas por grandes empresas. De los pisos procedentes del stock que ya están alquilados por la intermediación de la SPA, la media de renta que pagan los inquilinos es de 575 euros, mientras los promotores cobran 450. La diferencia es lo que obtiene la entidad pública para sufragar los gastos de gestión.