La demanda supera en 3,2 veces la oferta

Grecia coloca 5.000 millones de deuda y disipa las dudas del mercado

Un día después de remozar su plan de ajuste, Grecia colocó en el mercado 5.000 millones de euros, con una fuerte demanda de 16.000 millones en bonos a 10 años. España colocó 4.500 millones a cinco años a un tipo inferior al de enero.

La tormenta no se ha marchado, pero está amainando. Los inversores acogieron con fuerte demanda las emisiones de deuda de Grecia y España en el día de ayer. Muy significativo fue el éxito de la colocación privada puesta en marcha por el Tesoro heleno. Vendió 5.000 millones de euros, pero la demanda ascendió a 16.000 millones, 3,2 veces la oferta, señal de que los altos tipos de interés pueden más que el miedo.

La capacidad de Grecia para acudir a los mercados y la respuesta de los inversores disipa los temores de que Grecia tenga problemas para refinanciar la deuda que vence, unos 20.000 millones de euros, entre los meses de abril y mayo. En todo caso, aunque la fuerte demanda dejó los tipos de interés por debajo de lo que el mercado esperaba, la deuda se colocó con un diferencia del 300 puntos básicos sobre el mid-swap, es decir, un 6,39%.

Vuelta al mercado

La fuerte demanda inspira confianza en la capacidad griega para refinanciarse

"Grecia ha vuelto al mercado", resumió Petros Christodoulou, responsable del Tesoro heleno, que añadió que han limitado la emisión a los 5.000 millones debido a los altos diferenciales. La última vez que Grecia emitió deuda fue a finales de enero, y entonces, aunque la demanda fue elevada, el tipo de interés se disparó hasta un diferencial de 350 puntos básicos. El mercado prevé que Grecia siga haciendo operaciones sindicadas en las próximas semanas.

De todos modos, en el mercado la prima de riesgo de Grecia respecto al bono alemán se mantuvo estable, pues los tipos de interés de ambas notas subieron en paralelo. Está ahora en 300 puntos básicos (el 6,127% frente al 3,138%). En la sesión anterior había caído con fuerza después de que el Gobierno griego presentase un plan de austeridad que supondrá reducir el déficit público hasta un 5% del PIB sólo este año, medida que fue aplaudida por analistas, administraciones europeas y agencias de calificación, y que redujo la prima de riesgo del bono griego en la sesión.