Supone un incremento del 3% con respecto a 2009

Los grandes bancos galos prometen 96.000 millones de créditos para las pymes

Los cinco grandes bancos franceses se comprometieron hoy a dar créditos por valor de 96.000 millones de euros a las pequeñas y medianas empresas (PYMES) a lo largo de este año, afirmó el presidente de la Federación Bancaria Francesa (FBF), Baudouin Prot, al término de una reunión en el Elíseo.

La cifra, anunciada tras una reunión de los patrones de los cinco principales bancos galos con el presidente, Nicolas Sarkozy, supone un incremento del 3% con respecto a la de 2009. El dinero será prestado en forma de créditos a corto, medio y largo plazo y los bancos se han comprometido a responder a las empresas demandantes en un plazo máximo de 15 días, precisó Prot.

La de hoy fue la octava reunión de los banqueros galos con Sarkozy, que les ha reprochado en varias ocasiones su morosidad a la hora de reactivar los créditos. Prot señaló que en 2009 se incrementaron un 2,7% las cantidades prestadas por los bancos con respecto a lo registrado en 2008.

Durante la reunión con los banqueros, el presidente les pidió "que sigan plenamente movilizados para garantizar la financiación de la economía en el periodo de recuperación que se anuncia", indicó el Elíseo en un comunicado.

Para el jefe del Estado, los bancos deben "hacer todo lo posible" para que las empresas se "puedan beneficiar de los créditos necesarios para su desarrollo", precisó.

La reunión sirvió también para repasar la situación de los bancos, muchos de los cuales acudieron a la ayuda del Estado en el peor momento de la crisis financiera, y para analizar las normas de remuneración de los directivos de las entidades preconizadas por el G-20.

En este sentido, el presidente de la FBF, que además es director general de BNP Paribas, indicó que las ayudas estatales a los bancos en medio de la crisis financiera permitieron a las arcas públicas obtener unos beneficios de unos 2.000 millones de euros.

Sarkozy recordó a los banqueros que deben ser "ejemplares" y "mostrar moderación en la distribución de las primas a sus colaboradores" en recíproca respuesta al "esfuerzo excepcional" del Estado que acudió en su auxilio durante la crisis económica.

A la cita con los banqueros asistieron, además de Sarkozy, el primer ministro, François Fillon; la ministra de Economía, Christine Lagarde; el gobernador del Banco de Francia, Christian Noyer, y el mediador del crédito, Gérard Rameix.