Requiere reformar la Constitución

Bono quiere que se celebren plenos en el Congreso en los meses de enero y junio

El presidente del Congreso, José Bono, ha enviado una carta a los grupos parlamentarios para proponerles que en enero y junio pueda haber sesiones plenarias y comisiones, una iniciativa que requeriría reformar la Constitución o el Reglamento de la Cámara, entre otras opciones.

Bono, en la misiva dirigida a los portavoces de los grupos, señala la "conveniencia" y "oportunidad" de abordar las fórmulas necesarias, sin descartar ninguna, que permitan la celebración de plenos y comisiones en periodos intersesiones.

Y lo cree oportuno, según argumenta, por haberse convertido la frecuencia de las sesiones de la Cámara en una cuestión de debate "en la vida pública".

Reconoce la limitación que supone la propia Constitución Española para poder habilitar enero y junio, ya que en el artículo 73.1 del texto constitucional señala que "Las Cámaras se reunirán anualmente en dos períodos ordinarios de sesiones: el primero, de septiembre de a diciembre, y el segundo, de febrero a junio."

El apartado 2 del mismo artículo, según recuerda el presidente del Congreso a los portavoces, dispone la posibilidad de celebrar sesiones extraordinarias sometidas a especiales requisitos de legitimación y orden del día.

Otros mecanismos que permitirían las sesiones plenarias en esos dos meses sería la modificación del Reglamento del Congreso o la adopción de una fórmula basada en acuerdos de la Junta de Portavoces.

Sin embargo, señala que la propuesta que se elija para variar el régimen de la celebración de los plenos determinará el "alcance" de los cambios.

El presidente explica que los servicios jurídicos de la Cámara le han informado de todas las posibilidades que, previos los oportunos acuerdos políticos, facilitarían esta iniciativa, unas propuestas que, tal como indica en la carta, hará llegar a todos los portavoces de forma más concreta.

Mientras tanto, Bono solicita la colaboración de los grupos políticos para que aporten sugerencias y "reflexiones" sobre esta cuestión antes del próximo 13 de marzo.

Una vez que el presidente del Congreso disponga de todas las aportaciones más las que planteen los servicios jurídicos, se las comunicará a los portavoces para que se puedan tomar las decisiones "con el mayor nivel de consenso".