Ven adecuado un aumento progresivo de la edad legal de jubilación

Un centenar de economistas pide al Gobierno que impulse la reforma integral de las pensiones

Un centenar de economistas ha solicitado al Gobierno que no dé marcha atrás a la reforma integral del sistema de pensiones, incluida la propuesta de aumentar la edad de jubilación de forma gradual de 65 a 67 años, mediante la firma de un documento promovido por la Fundación de Estudios Económicos de Economía Aplicada (FEDEA).

"La oportunidad y la urgencia de emprender la reforma es obvia, ya que las personas tienen que tomar su decisión de ahorro ahora mismo", apuntó el profesor de la London School of Economics Luis Garicano, que presentó el informe junto con el economista y fundador de Multa Paucis, César Molinas.

El equipo de economistas propuso a los integrantes del Pacto de Toledo que se comprometan a crear una comisión de expertos independientes encargados de elaborar un Libro Blanco que plantee una reforma integral del sistema de pensiones para evitar que se focalice sólo en medidas concretas.

La conclusiones de este Libro Blanco deberían ser asumidas por los integrantes del Pacto de Toledo con el objetivo de alcanzar un acuerdo consensuado. "Los anuncios deben ser creíbles y llevarlos a la práctica", advirtió Garicano. Este método de estudio de la reforma supondría seguir la misma vía emprendida por Suecia, Países Bajos, Reino Unido y Alemania, todas ellas culminadas ya con éxito.

Trabajar hasta los 69 años

El documento no contempla más medidas concretas a aplicar, sin embargo, a preguntas de la prensa, Molinas defendió el aumento gradual de la edad legal de jubilación "de un mínimo de dos años a un máximo de cuatro años".

"La edad de jubilación tiene que aumentar, porque es una vía de ahorro importante para la Seguridad Social", apuntó Molinas. Según explica el estudio, no es cierto que alargar la edad de jubilación perjudique al empleo juvenil, ya que tras las prejubilaciones España sigue teniendo una tasa de desempleo entre los jóvenes desorbitada.

Por otro lado, Molinas alertó de la "ruptura del principio de equidad" que provoca el contabilizar los últimos 15 años de vida laboral para calcular la cuantía de las pensiones, ya que la desigualdad salarial de las personas de entre 50 y 64 años se traslada a las pensiones.

En este sentido, el economista advirtió de que dada la evolución demográfica, el sistema no podrá mantener la tasa de sustitución de las pensiones en sus actuales niveles. El estudio estima que entre 2009 y 2049 la población mayor de 65 años se multiplicará por dos, pasando de 7,9 millones de personas a 15,3 millones. Por su parte, la población en edad de trabajar pasará de 31 millones de personas a 25 millones en el mismo periodo.

Según estas cifras, para que la tasa de dependencia se mantenga estable en el futuro, se necesitarían más de 35 millones de inmigrantes en edad de trabajar o que la tasa de fecundidad aumente a cinco hijos por mujer.

"En la actualidad, en España, los pensionistas cobran porque cuatro personas en edad de trabajar pagan la pensión de un jubilado", explicó Garicano, quien matizó que Fedea apuesta por "la preservación del actual sistema de pensiones públicas".