Ve una mejora de la actividad y señales "dispares" en el consumo

El Banco de España avisa de una "fuerte presión al alza" en el gasto de las pensiones en 2050

El Banco de España prevé que la tasa de dependencia -porcentaje de población mayor de 65 años sobre la población en edad de trabajar- se "duplique" hasta 2050, generando una "fuerte presión al alza" sobre el gasto en pensiones y sanidad, y anticipa así las posibles consecuencias que la contracción de la población tendrá sobre las cuentas públicas. Además, aprecia una mejora de la actividad en los primeros meses de 2010 y una evolución "dispar" del consumo.

Según explica el banco emisor en su último Boletín Económico, a partir de proyecciones del Instituto Nacional de Estadística (INE), tras la importante expansión demográfica en el pasado reciente, causada principalmente por los "sustanciales flujos migratorios", se ha producido una reducción "drástica" de los mismos.

Así pues, la inmigración está detrás de buena parte de los retos demográficos que se dibujan en el horizonte. En cifras, este fenómeno explica en torno al 80% del crecimiento medio de la población en edad de trabajar desde 2000. Además, este porcentaje se sitúa en algo más del 50% en el caso de la población activa y cerca del 45% en el caso del empleo. En estos dos últimos casos el Banco de España precisa que es destacable también el importante papel que ha jugado la progresiva incorporación de las mujeres nacionales al mercado de trabajo.

Como consecuencia, "la expansión demográfica experimentada hasta 2008 se detiene e incluso se proyecta una contracción de la población entre 16 y 64 años en las previsiones tanto a corto corto como largo plazo".

Impacto sobre el mercado laboral

"De confirmarse estas proyecciones, es de esperar que tengan un impacto significativo sobre el funcionamiento del mercado de trabajo, cuya expansión en el período previo a la actual crisis ha descansado tanto en la incorporación de la mujer al mundo laboral como en los intensos flujos migratorios", añade.

El Banco de España hace estas afirmaciones en pleno debate de la reforma del sistema de pensiones que se desarrolla en el Pacto de Toledo, pero también en la opinión pública, después de que el Gobierno haya avanzado algunas propuestas, entre ellas alargar la edad de jubilación hasta los 67 años, con el objetivo de garantizar la buena salud del sistema en el largo plazo.

Según la última 'Proyección de España a largo plazo' del INE, la población mayor de 64 años se duplicará en los próximos 40 años y representar el 31,9% del total. En paralelo, la población de cero a 15 años se incrementará en 157.000 personas (+2,2%), mientras que la población de entre 16 y 64 años dismunuirá en medio millón de personas (-18,4%).

En consecuencia, el INE espera que por cada diez personas en edad de trabajar en 2049 habrá casi nueve personas potencialmente inactivas, con lo que la tasa de dependencia se elevará hasta el 89,6%, frente al 47% actual.

Urge medidas para evitar el paro de larga duración

Asimismo, la institución gobernada por Miguel Ángel Fernández Ordóñez urge a hacer los "mayores esfuerzos" para que el mercado laboral "reabsorba" cuanto antes "el elevado stock" de nuevos parados originado desde el inicio de la crisis con el fin de evitar un repunte del paro de larga duración (aquellos que llevan más de un año en situación de desempleo).

Señala que el incremento del paro ha sido la "consecuencia más grave de la crisis" y sitúa la contratación temporal y la poca antigüedad de los trabajadores como los factores que explican fundamentalmente las mayores entradas al desempleo.

En cuanto al flujo de salida del paro, el Banco de España apunta a que su descenso es aún "relativamente contenido" y advierte del "fuerte impacto negativo" que tienen las duraciones del desempleo sobre la probabilidad de salida del paro.

Según esta institución, la probabilidad de caer en el desempleo es superior para colectivos como las mujeres, los inmigrantes y las personas con un menor nivel de estudios y, sobre todo, para aquellos trabajadores con menos antigüedad en el empleo y con un contrato temporal. Por su parte, la probabilidad de salida del paro es más reducida entre las mujeres, los trabajadores de más edad y aquellos con un menor nivel de formación.

Mejora de la actividad y de la inversión

Por otro lado, el Banco de España ha apreciado cierta mejora en todos los componentes de la actividad económica y de la inversión en los primeros meses del 2010, aunque observa también "señales dispares" en los indicadores disponibles referentes al consumo privado.

En su último boletín económico, el Banco de España aporta distintos datos del consumo que reflejan este comportamiento dispar, como por un lado el retroceso de la confianza de los consumidores de la Unión Europea en febrero y por otro el "fuerte avance" de las matriculaciones de automóviles en enero y febrero.

En cuanto al resto de componentes, la entidad resalta la "continuación en el mejor tono" de la inversión en bienes de equipo, la "moderación" en las tendencias contractivas de la construcción, la "cierta mejoría" del turismo, el aumento del ritmo de avance en las exportaciones y la ralentización del ajuste en el mercado de trabajo, entre otros factores.