Estudio del CEF

Decálogo de los males de las empresas

La mala comunicación interna, la desmotivación de los empleados o la mala organización del trabajo son algunos de los males de las empresas hoy en día, según un estudio realizado por el CEF (Centro de Estudios Financieros).

Las 10 toxinas empresariales
Las 10 toxinas empresariales

El CEF (Centro de Estudios Financieros) ha realizado un estudio para conocer las 10 toxinas o comportamientos nocivos que más afectan a las organizaciones. Para ello, durante los meses de noviembre de 2009 y enero de 2010 envío a través de su plataforma de teleformación una encuesta que fue contestada por 1.440 personas.

Según este estudio, los diez aspectos que más intoxican, envenenan o perjudican a las empresas para el conjunto de los encuestados son: La mala comunicación interna (62%), la desmotivación de los empleados (51%), la mala organización del trabajo (49%), la incompetencia como líderes de los directivos (39%), la deficiente distribución de tareas (39%), la desconfianza de los jefes hacia los empleados (35%), el salario igual, sin tener en cuenta el rendimiento individual (35%), el conformismo o apoltronamiento de los empleados (34%), la imposibilidad de desarrollar una carrera profesional (33%) y los rumores (32%).

La edad es la variable que mayores diferencias registra en la toxina. Según el profesor Ángel Fernández, responsable del estudio, esto es debido a que "los jóvenes suelen ser más críticos. A las personas más jóvenes su inmersión laboral les supone un fuerte choque entre su idea previa de empresa y su primera experiencia laboral. También indica que la nueva generación es más exigente con el modo de gestionar organizaciones".

"El objetivo principal de este estudio es dar a conocer a quienes dirigen las organizaciones cuáles son los factores de ineficiencia laboral que lastran el logro de sus mejores resultados. Algo que adquiere una especial importancia en la actual situación de crisis. Pretendemos que las organizaciones realicen un examen de conciencia que les permita diagnosticar sus propios síntomas a fin de aplicar el antídoto antes de que la enfermedad se agrave.", señala Ángel Fernández.