Controlaba 13 millones de ordenadores

La Guardia Civil desmantela una red que utilizaba ordenadores 'zombies', la mayor detectada en el mundo

La Guardia Civil, en colaboración con el FBI, ha detenido a tres ciudadanos españoles que controlaban más de 13 millones de ordenadores infectados de los que obtenían datos financieros y personales. El Instituto Armado asegura que es la mayor red de ordenadores 'zombies' detectada en todo el mundo.

Los ordenadores infectados estaban repartidos en 190 países, según informó el teniente coronel jefe del departamento de Investigación de Delincuencia Económica y Tecnológica de la Benemérita, José Antonio Berrocal, en una rueda de prensa.

En los registros practicados en los domicilios de los detenidos se han intervenido Pcs, material informático e información personal de más de 800.000 usuarios.

Los datos obtenidos podían utilizarlos los propios detenidos o alquilarlos a bandas organizadas dedicadas al fraude bancario. De hecho, se ha detectado que una parte de la 'botnet mariposa' había sido alquilada. La botnet fue detectada y se bloqueó su control de acceso a los tres implicados.

Una botnet (red de robots) es un conjunto de ordenadores infectados con un programa malicioso, que están bajo control de su administrador o "botmaster". Para su control, los ordenadores infectados, conocidos como zombies o bots, se conectan a un equipo llamado Command & Control (C&C) donde reciben instrucciones.

Las botnets pueden ser utilizadas para robar información de los propios equipos o para el uso clandestino de los mismos (envío de spam, atacar a terceros equipos o provocar denegaciones de servicio -DoS-). El botmaster puede utilizar esa información para sí o alquilarla a terceros, muy habitual en bandas organizadas dedicadas al fraude bancario.

El máximo responsable de la red, cuya identidad responde a las iniciales F.C.R., de 31 años, se hacía llamar a si mismo 'Netkairo' o 'Hamlet1917' y fue detenido en Balmaseda (Vizcaya). Otro de los detenidos, J. B. R., de 25 años, se identificaba bajo el nick de 'Ostiator' y es de Santiago de Compostela. El tercer detenido, J.P.R. de 30 años, se identificaba como 'Johny Loleante' y residía en Molina de Segura, en Murcia.