Considera que las fusiones de las cajas pueden ser positivas

Moody's ve deterioro de las cédulas hipotecarias con las fusiones de cajas

La agencia de calificación crediticia Moody's consideró hoy que las fusiones de las cajas de ahorros pueden ser positivas, pero advirtió de que con esas operaciones previsiblemente se deteriorará la calidad de las cédulas hipotecarias.

En un informe, Moody's argumenta que cuando dos o más cajas de ahorros se unen, la cartera crediticia que pasa a respaldar las cédulas hipotecarias es la de la nueva entidad fruto de la fusión.

Por eso, aunque valora algunas operaciones anunciadas, porque cree que en ellas se "rescatan" a entidades que "ya no son viables a través de inyecciones de capital", alerta a quienes han adquirido cédulas hipotecarias de que éstas se deteriorarán. Hasta la fecha 24 de 45 cajas de ahorros de España han anunciado públicamente fusiones, recuerda Moody's, y ello afectará a 82.000 millones en cédulas hipotecarias.

Para la agencia, un claro ejemplo del deterioro de la calidad de las cédulas se producirá con la posible integración de Unicaja, con Caja Sur y Caja Jaén.

En este caso, las cédulas hipotecarias de la entidad malagueña cuentan con una calificación AAA, superior a la A1 de Caja Sur y a la de Caja Jaén, sin clasificar.

Moody's calcula que los titulares actuales de cédulas hipotecarias de Unicaja pasarán de tener un riesgo de impago del 2,9% al 4,5%.

Además, señala que las fusiones propuestas también dejarán de aumentar la diversificación y crear sinergias entre las entidades, básicamente porque la mayoría de ellas se producirán entre entidades de una misma región.

Es el caso de las cajas de Cataluña o de las de Andalucía, lo que da lugar a que los titulares de cédulas hipotecarias tengan una mayor exposición en una determinada zona geográfica, algo que no sucedería si las fusiones se produjeran entre entidades de distintas autonomías.

Otro efecto adverso de las concentraciones es el impacto que tendrá sobre las emisiones de bonos garantizados, que se encarecerán por la menor diversificación.

En el caso de las denominadas "fusiones frías", a través de la creación de un Sistema Institucional de Protección (SIP), Moody's sostiene que aunque en estos casos las cajas mantengan su estatus jurídico y estructura de gobierno, integrarán en una nueva sociedad la gestión del riesgo y los sistemas de protección de liquidez y solvencia.

De esta forma, la única vía de que las cédulas hipotecarias tengan la calificación crediticia anterior a la unión en un SIP es que cada caja pueda emitir este tipo de deuda por su propia cuenta.

Por ello, Moody's añadió que aunque "a primera vista" las operaciones parece que crearán entidades más fuertes, las fusiones no son necesariamente positivas para quienes tienen títulos garantizados por créditos hipotecarios.

Aunque la consolidación de las cajas de ahorros es una realidad, la agencia de medición cree "necesario" trabajar "mucho" si las entidades quieren recuperar la confianza de los inversores en bonos respaldados.